¿Con qué pueden confundirse los tumores palpebrales?

Puede ocurrir que los tumores palpebrales se confundan con orzuelos, pequeños granos o bultitos enrojecidos que aparecen en el margen palpebral (tanto en la parte interior como exterior del párpado). 

La principal diferencia es que los orzuelos son más agudos –aparecen y desaparecen a los pocos días y la molestia y el dolor son intensos–, mientras que los tumores palpebrales son más silentes. Es decir, tienen una evolución más lenta, suelen ir creciendo poco a poco y en muchos casos no producen dolor.