Retinografía

Profesional IMO realizando prueba diagnóstica

¿Qué es la retinografía?

La retinografía es una fotografía digitalizada de la parte posterior del ojo, es decir, del fondo de ojo. Esta técnica permite registrar la apariencia de la retina del paciente, revisar los hallazgos, detectar cambios, estudiarlos y documentarlos.

¿En qué consiste?

La fotografía especializada del fondo de ojo consiste en un microscopio adaptado y unido a una cámara flash que proporciona una vista vertical y magnificada. Una cámara clásica permite ver entre 30 y 50° de área retiniana –con una ampliación de 2,5x–, siendo la retina central, la mácula y el disco óptico las principales estructuras que se pueden analizar.

También existe otra modalidad de retinografía llamada de campo amplio, que capta más de 200°. Esto significa un 80% de la retina en una imagen panorámica que, además de hacer posible la visualización de las estructuras antes mencionadas, captura una imagen completa de retina periférica.

Retinografía

¿Cómo se realiza?

La retinografía central requiere dilatar previamente la pupila con gotas que hacen efecto en unos 15 minutos y que, durante unas horas, provocan visión borrosa y deslumbramiento en el paciente. La retinografía de campo amplio no precisa el uso de estos colirios midriáticos para poder llevarse a cabo.

Con ambas tecnologías se trata de una prueba muy rápida de realizar en consulta, siendo necesarios 10 minutos en el primer caso y menos de 5 en el segundo, ya que tan solo hace falta una fotografía que se dispara con una velocidad de captura de 0,25 segundos.

¿En qué casos se utiliza?

La retinografía es útil en la observación y documentación de todo tipo de enfermedades que afecten al polo posterior del ojo, como la DMAE, la retinopatía diabética, el desprendimiento de retina, la uveítis, los tumores o las distrofias de retina como la retinosis pigmentaria, entre otras patologías retinianas. Además, también permite ver el daño en la capa de fibras nerviosas de la retina y la cabeza del nervio óptico en pacientes con glaucoma.