5 claves sobre visión y conducción para este verano

Sin duda, el verano de 2020 es uno de los más atípicos de los últimos años. Tanto para los que tengan previsto conducir ocasionalmente, como con frecuencia, IMO ofrece consejos de salud ocular sobre visión y conducción. 

5 habilidades al volante

FESVIAL (Fundación Española para la Seguridad Vial) destaca en un informe (2019) que 8 millones de españoles circulan sin ver con nitidez. La visión es pues un factor clave indispensable para la conducción y la seguridad vial. De hecho, Laura González, óptica optometrista de IMO, destaca que esto no se tiene en cuenta en muchas ocasiones y aconseja a los conductores “no esperar a la revisión médica del carnet cada 10 años para saber si su visión es apta o no para circular”.

Por ello, del mismo modo que en la ITV del vehículo se chequean materiales propios de la conducción, como los frenos, los neumáticos, las luces etc., también es importante someterse a revisiones oculares completas.

  1. Habilidades visuales al volante

  • La agudeza visual es el grado de detalle que el ojo es capaz de discernir con nitidez. Se trata de una habilidad básica y resulta fundamental en la carretera para poder visualizar a tiempo y tener reflejos rápidos, así como calcular distancias con precisión.
  • La estereopsis influye a la hora de apreciar estas distancias y también juega un papel importante otra capacidad clave como es  la percepción en tres dimensiones, que puede verse afectada en personas que han perdido la visión de un ojo o que ven doble debido a patologías como el estrabismo

Conducción y vsión

La agudeza visual y la estereopsis son 2 de las habilidades visuales más importantes cuando conducimos

  1. Enfermedades visuales y conducción

Estos son 5 problemas oculares que pueden afectar seriamente a los conductores:

  • Defectos refractivos. La falta de nitidez característica de la miopía, la hipermetropía, o el astigmatismo, impiden visualizar a tiempo y tener reflejos rápidos al conducir.
  • Catarata.  La visión borrosa, los deslumbramientos diurnos y la mala visión nocturna, síntomas habituales de esta enfermedad, pueden dificultar seriamente al conductor
  • Glaucoma.  Implica una reducción del campo visual, con el riesgo añadido de que muchas veces pasa desapercibido (hasta un 50 % de afectados no sabe que lo tienen).
  • DMAE. Las personas que la padecen pueden ver las líneas de la calzada torcidas, así como ver empeorada su capacidad para el cálculo de distancias y la visión de detalles.
  • Estrabismo. Conlleva la visión doble, que se suele manifestar especialmente en la carretera.

  1. Atención a la conducción nocturna

“En situaciones de poca luminosidad se pierde sensibilidad al contraste, resulta más difícil distinguir los diferentes elementos en la carretera y debe extremarse la precaución”, explica la optometrista.

Conducción y visión noche

Por la noche, los conductores notan más fatiga visual

Además, añade que cuando viajamos de noche “aumenta el riesgo de fatiga visual, ya que la exigencia para nuestros ojos es mayor”.

Consejo de la experta: "Hacer descansos mínimo cada 2 horas y detener el trayecto enseguida que notemos los ojos cansados".

  1. No olvidar el uso de gafas

De día, también hay que prestar atención a los deslumbramientos, sobre todo en esta época del año. En verano, en horas clave por la mañana y por la tarde, el sol está muy bajo y nos incide directamente de frente, molestándonos a la visión e impidiendo una conducción cómoda y segura.

Las gafas de sol son imprescindibles, asegura Laura González, que aconseja utilizar lentes con filtros polarizados para reducir los reflejos.

  1. Utilizar siempre la graduación adecuada

González añade 3 últimas recomendaciones para los conductores:

  • Evitar utilizar las gafas antiguas en el coche
  • Usar siempre la graduación adecuada para conducir en plenas facultades visuales
  • Realizarse revisiones oculares antes de ir de ruta estival