Una técnica mínimamente invasiva de cirugía del glaucoma logra evitar el uso diario de gotas

Utiliza el láser excímer y se puede combinar con la cirugía de catarata, como una alternativa a las técnicas convencionales y a los fármacos hipotensores para bajar la presión intraocular.

láser ELT glaucoma

IMO ha introducido de forma pionera y con gran éxito una nueva técnica para la cirugía del glaucoma: la Trabeculotomía con Láser Excímer (ELT), el mismo tipo de láser ultravioleta que se utiliza desde hace años en la cirugía refractiva y que ahora ha demostrado sus ventajas en el campo de esta patología. Se trata de una nueva opción entre las técnicas conocidas como MIGS (Minimally Invasive Glaucoma Surgery), cada vez más abundantes para el abordaje del glaucoma.

Como explica la Dra. Elena Arrondo, especialista del Instituto, la ELT es un método seguro y eficaz para bajar la presión intraocular en pacientes con hipertensión ocular o glaucoma leve. Así, en la mayoría de casos, permite reducir el número de fármacos hipotensores que deben tomar tras la aplicación del láser en quirófano, evitando los problemas de cumplimiento y los efectos secundarios del uso diario de gotas”.

Según la oftalmóloga, “en IMO llevamos un seguimiento de 3-4 meses de los pacientes tratados con este procedimiento –casi todos ellos mediante una intervención asociada a la de cirugía de catarata– y los inputs obtenidos nos ofrecen muy buenas perspectivas, en línea de la estabilidad prolongada de la presión intraocular y del bajo riesgo de complicaciones que se han descrito en estudios multicéntricos en un plazo de 5 años”.

Sin implantes

En comparación con otras técnicas MIGS, la ELT es una de las opciones de cirugía del glaucoma menos invasivas, ya que no requiere el uso de implantes y actúa directamente sobre la malla trabecular (cuya “resistencia” a la salida del humor acuoso da lugar, generalmente, al aumento de la presión intraocular en los pacientes con glaucoma). De este modo, restablece de forma fisiológica el buen funcionamiento del sistema de drenaje del interior del ojo, sin provocar daño en los tejidos, ya que la energía del láser excímer se libera de forma focalizada y no causa lesiones por calor.

“La Trabeculotomía con Láser Excímer es una técnica rápida y sencilla que no modifica la superficie ocular, dejando el ojo ‘virgen’ para cualquier cirugía del glaucoma que el paciente pueda requerir posteriormente”, destaca la Dra. Arrondo, quien añade que la ELT puede practicarse de forma aislada o asociada a cirugía de catarata, también utilizada para el glaucoma. En este segundo caso, la disminución de la presión intraocular que se logra es mayor, por lo que es una combinación especialmente efectiva, que no precisa de incisiones extras y que apenas requiere pocos minutos de tiempo adicional para llevar a cabo la operación.

El procedimiento

La ELT consiste en la apertura de una vía desde la cámara anterior hasta el canal de Schlemm, que se encuentra en el ángulo que forman la córnea y la esclera (parte blanca del ojo) con el iris (parte de color) y a través del cual se produce el drenaje del humor acuoso (líquido transparente que baña las estructuras oculares). Con este fin, la energía del láser excímer se utiliza para crear pequeños orificios en la malla trabecular que facilitan el paso del humor acuoso, sin necesidad de utilizar implantes conectores que comuniquen la cámara anterior con el canal de Schlemm. Esto preserva la anatomía de las estructuras y previene problemas de cicatriza­ción que, a corto y largo plazo, pueden hacer fracasar el buen control de la presión intraocular.