Stanley Chang: "Algunos problemas de retina te cambian la vida"

Stanley Chang visitó el IMO con motivo del Congreso Internacional de Retina. El padre de la cirugía retiniana, ha desarrollado metodologías para la retina.

Ha desarrollado metodologías e instrumentos para los casos complicados de desprendimiento de retina.Entre sus aportaciones, destacan los perfluorocarbonos líquidos (PFCL), sustancias sintéticas transparentes con un elevado peso específico que marcaron un antes y un después en la cirugía vitreorretiniana a principios de los 90.
El Dr. Borja Corcóstegui fue el primero en usarlos en Europa

Usted describió la aparición del glaucoma asociado a vitrectomía en 2006. ¿Por qué se produce esta complicación?

Por el cambio de oxigenación en el espacio vítreo que tiene lugar durante la vitrectomía. Este cambio metabólico provoca también catarata, que afecta a un porcentaje mucho más elevado de pacientes. Mientras que el glaucoma aparece en el 10% de los operados, las cataratas se manifiestan en el 80 o el 90% de los casos.

En el Congreso ha aconsejado a sus colegas realizar un seguimiento de varios años de los pacientes sometidos a una vitrectomía ¿Por qué?

Porque el glaucoma secundario a la vitrectomía no aparece hasta que han transcurrido cinco años de la operación. Además, se trata de un glaucoma más grave y difícil de tratar que el glaucoma primario. Por eso es muy importante no perder la pista a los pacientes y realizarles un seguimiento anual.

¿Podrá evitarse esta complicación en el futuro?

Espero que sí. De momento, estamos trabajando en localizar los pacientes de riesgo para realizarles tratamientos que logren rebajar la presión intraocular después de la vitrectomía como medida preventiva para evitar el glaucoma. El 30% de los pacientes que operamos registran un aumento de la presión intraocular inmediatamente después de la cirugía, pero no es aconsejable poner en tratamiento a los que no van a desarrollar glaucoma, ya que puede perjudicarles.

¿Compensa realizar vitrectomías cuando se sabe que el 10% de los operados padecerá glaucoma y cerca del 90% desarrollará una catarata?

Las complicaciones asociadas a la vitrectomía son mucho menores que sus beneficios. Millones de personas se han beneficiado de los grandes avances que hemos introducido en las últimas décadas en esta cirugía de retina. Un gran número de buenos oftalmólogos realizan vitrectomías por todo el mundo, utilizando la mejor tecnología, lo que permite que muchos pacientes que hace unas décadas perdían irremediablemente la visión, puedan mantenerla o recuperarla a niveles muy satisfactorios.

¿Y cuáles son los retos actuales?

Creo que la clave de los futuros tratamientos está en la terapia génica, muy avanzada ya en algunas enfermedades, como la enfermedad de Stargardt, causada por una mutación en el gen ABCR que provoca la degeneración de los fotorreceptores en la retina y la pérdida de visión. Otra línea importante de trabajo es la neurociencia; se está desarrollando tecnología para una mejor conexión entre el ojo y el cerebro. Actualmente, nos encontramos ya en la fase final para la aplicación del chip en la retina, que permitirá que personas ciegas puedan ver algo.

¿Podemos detectar problemas retinianos?

La distorsión visual es un síntoma típico de problemas en la retina; si se ven las líneas torcidas, es que hay un problema macular (del centro de la retina).

¿Y podemos prevenirlos?

Podemos cuidar nuestra alimentación, procurando que sea rica en vitamina A o retinol (ya que produce los pigmentos en la retina). Podemos evitar el alcohol y el tabaco y, en general, podemos llevar una vida sana, lo que ayudará a prevenir, retrasar o mejorar el pronóstico de enfermedades sistémicas y de la retina.

Pero si el origen es genético, no podremos hacer nada…

Creo que las patologías de la retina surgen por una combinación de factores genéticos y ambientales. Tenemos localizados dos genes que causan más de la mitad de las enfermedades de retina. Luego, también influye el tabaco, la alimentación, la exposición a la luz solar y algunas enfermedades sistémicas, como la diabetes, que puede ser devastadora para la visión. En la Universidad de Columbia he visitado a pacientes diabéticos con pocos recursos y un bajo nivel cultural que sólo vienen cuando la enfermedad ha destruido totalmente la visión de un ojo y afecta ya al otro ojo.

¿Las enfermedades oculares más graves son las que afectan a retina?

Sí, muchos problemas de retina te cambian la vida, porque afectan de forma grave a la visión, un sentido extremadamente importante. La visión es clave para tener una buena calidad de vida. Sin ella, no puedes leer, ir al cine, visitar museos…

Aunque aún hay casos en los que no se puede recuperar la visión perdida, estos son cada vez menos… ¿Podría destacar algún caso especialmente difícil que dé esperanzas a pacientes con patologías graves de retina?

Hace unos 20 años vino a visitarse a Nueva York una joven de Hong Kong. Estaba desesperada porque le dijeron que no tenía tratamiento. Sin embargo, nosotros la tratamos y recuperó la visión. Seis años después, vino a estudiar a la Universidad de Columbia y se graduó. ¡Fue una experiencia increíble! También recuerdo el caso de un estudiante diabético que se quedó ciego. Pudimos tratarle y el joven pudo terminar sus estudios.

Para terminar ¿cómo está viviendo su visita a Barcelona?

Estoy muy contento de estar en Barcelona con mi amigo y colega Borja Corcóstegui.

¿Qué opina del nuevo IMO?

Creo que es el mejor centro oftalmológico del mundo... y eso que he estado en muchos.