El 50% de las personas con baja visión ha perdido calidad visual durante el confinamiento

Existen ayudas específicas para personas con limitaciones visuales que permiten ver mejor en tiempos de pandemia. 

baja visión IMO confinamiento

El largo período de confinamiento que hemos vivido recientemente a causa de la pandemia del COVID “ha multiplicado el tiempo dedicado a actividades cotidianas como leer, coser o ver la televisión, que implican un sobreesfuerzo en la visión cercana y, por ello, el paciente ha sentido una pérdida de agudeza visual”, explica Carol Camino, optometrista responsable del Área de Baja Visión de IMO Grupo Miranza y vicepresidenta de la Sociedad Española de Especialistas en Baja Visión (SEEBV).  

Pérdida de visión durante el confinamiento 

Precisamente, un sondeo realizado por esta sociedad arroja que la mitad de personas con baja visión han perdido calidad de visión durante el confinamiento y les ha perjudicado en sus actividades cotidianas. Según el estudio, los principales problemas para estos pacientes en tiempos de pandemia han sido la dificultad para mantener la distancia de seguridad con otras personas, así como para orientarse o desplazarse por la ciudad.

En lo que se refiere a pérdida de visión, quienes se han visto más afectados son pacientes con patología crónica, que durante el estado de alarma retrasaron o redujeron sus revisiones en el oftalmólogo. Es el caso, por ejemplo, de enfermedades como el glaucoma o la DMAE,  que requieren de seguimiento periódico y un tratamiento inaplazable, con inyecciones o gotas, que permiten mejorar la visión.

Se ha multiplicado el tiempo dedicado a actividades cotidianas que implican un sobreesfuerzo en la visión cercana y, por ello, el paciente ha sentido una pérdida de agudeza visual

Carol Camino, responsable del Área de Baja Visión de IMO Grupo Miranza  

En las salidas al exterior, además de la alteración del espacio público (nuevas barreras, reordenación de espacios, etc.), el uso de mascarillas es un hándicap añadido, ya que “genera más inseguridad; se disminuye la voz y se esconde la expresión de la cara, que es muy importante al comunicarse, por ejemplo, al salir a comprar”. Por ello, para facilitar que se mantenga la distancia de seguridad y evitar tropezar o colisionar con personas u objetos, se ha impulsado más que nunca el distintivo “Tengo baja visión”,  una ayuda que permite hacer reconocibles a personas que sufren estas limitaciones.

Ayudas específicas para personas con baja visión

ayudas baja visión

Los filtros selectivos son ayudas de baja visión muy útiles para mantener la distancia de seguridad en exteriores 

El Área de Baja Visión de IMO Grupo Miranza es pionero en ofrecer, desde 2006, atención personalizada para que los pacientes con baja visión puedan disfrutar de una vida autónoma. “En el contexto actual, recomendamos ayudas específicas (ópticas, no ópticas y electrónicas) que permiten ver mejor a todas las distancias, tanto en interiores como exteriores”, explica Carol Camino.

Interiores: ayudas para ver de cerca
 

  • Ordenadores especiales que magnifican imágenes e iconos (recomendados para teletrabajo)
  • Gafas telescópicas (ver la televisión)
  • Gafas microscópicas (leer, coser, navegar en el ordenador)

Exteriores: ayudas para distancias largas
 

  • Filtros selectivos para dar contraste (ayudan a mantener la distancia de seguridad)
  • Gafas de realidad aumentada (para pasear o deambular por la calle)