¿Cuáles son los peligros de las lentes de contacto en verano?

Los especialistas de IMO recomiendan extremar las medidas de conservación e higiene de las lentillas en vacaciones, período en el que aumenta el riesgo de infecciones y lesiones corneales.

lentes de contacto complicaciones verano

Se estima que en España hay más de 2,5 millones de usuarios de lentes de contacto. Pero, ¿sabes cuáles son sus peligros potenciales? Los especialistas de IMO advierten de que algunos hábitos en el uso de lentillas pueden conllevar riesgos para la salud ocular, especialmente en los meses de verano, época en la que existen condicionantes que, en los casos más severos, pueden generar graves lesiones corneales.

Ojo al agua 

El contacto con el agua, tan habitual en este período, es una las principales puertas de entrada de infecciones oculares importantes en los portadores de lentes de contacto y, por ello, los especialistas recomiendan evitar bañarse con lentillas, así como utilizar productos de desinfección adecuados. En el caso de las piscinas, la infección más devastadora puede ser la queratitis infecciosa por el parásito Acanthamoeba castellanii, que en la mayoría de los casos (más de un 70%) afecta a personas que hacen un uso inadecuado de las lentes de contacto y cuyo riesgo es mayor si hay alguna afectación corneal previa. El diagnóstico precoz es clave en este tipo de infecciones, poco frecuentes, pero que pueden llegar a provocar la pérdida de la visión. En la playa el pronóstico es mejor, ya que “el agua del mar tiene antisépticos (yodo), que es beneficioso para nuestro organismo, y hay menos peligro de infecciones que en la piscina”, explica el Dr. José Luis Güell, coordinador del Departamento de Córnea, Catarata y Cirugía Refractiva de IMO.

En cualquier caso, después de una jornada de baño, los especialistas del Instituto recomiendan acudir al oftalmólogo de forma inmediata si se tiene alguno de estos síntomas:

  1.  Irritación o enrojecimiento ocular fuera de lo común
  2.  Dolor (más allá de molestias)
  3.  Visión borrosa

revisión paciente lentes de contacto

En el Instituto se operan anualmente más de una decena de casos relacionados con complicaciones con las lentes de contacto.

Cuidar la higiene de las lentes de contacto

El uso de lentillas se dispara en vacaciones  y, por ello, es importante extremar los hábitos de higiene para evitar complicaciones. “En períodos de descanso, como el estival, aumenta la tendencia a ponerse y quitarse las lentes por lo que las condiciones de higiene pueden ser más precarias”, explica el Dr. José Luis Güell. En verano o en cualquiera otra época del año, el especialista resalta la importancia de la óptima conservación de las lentillas, sobre todo en las de uso prolongado (semanal o mensual). Asimismo, destaca  que la utilización de lentes de contacto implica que el ojo esté tapado y no entre el oxígeno, un aspecto primordial para el buen estado de la córnea,  la parte más externa del ojo que permite el paso de luz y protege las estructuras intraoculares. Esta falta de oxígeno puede provocar lesiones, como queratitis o  defectos epiteliales corneales, que consiguen minimizarse con tratamientos tópicos (antibióticos y lubricantes), pero que, de complicarse, pueden llegar a requerir en un último extremo un trasplante de córnea.

El oftalmólogo de IMO afirma que, con frecuencia, “el portador de lentes de contacto tiene un riesgo crónico de complicaciones corneales, superior al que puede asociarse a una cirugía refractiva (en los casos que no hay contraindicaciones para el paciente). “Mi experiencia como cirujano es que cada año opero entre 5 y 10 casos de problemas asociados al uso de lentillas”, concluye.