Iridotomía

Duración de
10
minutos aproximadamente
Tratamiento
100%
en consulta
Tras
24 h
vida normal

¿Qué es la iridotomía?

La iridotomía es un procedimiento que se lleva a cabo con láser –la mayoría de veces con láser YAG, aunque también puede realizarse con láser de argón– para facilitar el drenaje del humor acuoso.

¿En qué casos se realiza?

Es un tratamiento profiláctico que se realiza en ojos con ángulo estrecho (ángulo ocluible) con fin preventivo: evitar un episodio de glaucoma agudo, es decir, una subida brusca de presión intraocular por bloqueo pupilar.

Exámenes previos

Para la realización de este tratamiento se necesita contar con una biomicroscopía ultrasónica, además de las pruebas comunes que se incluyen en una revisión completa en la consulta del especialista para identificar el tipo de glaucoma y la fase en la que se encuentra, así como la presencia de otras patologías oculares. Estas pruebas habitualmente son la campimetría (estudio del campo visual), la tonometría (toma de la presión intraocular), la gonisoscopía (visualización directa del ángulo iridocorneal), la paquimetría (medida del grosor de la córnea) y la exploración del nervio óptico, ya sea directa o con pruebas automatizadas (OCT o HRT).

Antes de la intervención

No hay precauciones especiales a tener en cuenta.

Durante la intervención

La iridotomía es una técnica sencilla, eficaz y rápida que requiere alrededor de 10 minutos para llevarse a cabo en la consulta del oftalmólogo.

Consiste en hacer un pequeño orificio en la periferia del iris (la parte coloreada del ojo) para comunicar la zona posterior de esta estructura con la zona anterior (cámara posterior con cámara anterior), y, así, equilibrar los niveles de presión intraocular entre ellas.

Riesgos

La recuperación tras la iridotomía es inmediata y a las 24 horas ya se puede realizar vida normal, aunque inicialmente es posible notar algunas molestias.

El paciente puede presentar una inflamación leve y un aumento brusco de la presión intraocular las primeras horas después del procedimiento.

En algunos casos, puede ser necesario repetir la aplicación de la iridotomía.