Microexfoliación palpebral (Blephex)

Se realiza en
10
minutos en consulta
Aplicación cada
3-6
meses, aproximadamente
Microexfoliación palpebral (Blephex)

¿Qué es la microexfoliación palpebral?

La microexfoliación palpebral, también conocida como microblefaroexfoliación (Blephex), consiste en la eliminación completa y precisa de la descamación y los restos de bacterias y de grasa que se acumulan en los bordes de los párpados, causando inflamación y otras molestias oculares (blefaritis). Con ello, se pretende reducir los síntomas oculares crónicos que experimenta el paciente, como picor, lagrimeo, escozor o sensación de cuerpo extraño.

¿En qué casos se utiliza?

Es un tratamiento especialmente indicado para pacientes con blefaritis y/o disfunción de las glándulas de Meibomio, lo que muchas veces asocia ojo seco, ya que repercute en una mala calidad de la lágrima y puede producir inflamación de la superficie ocular. 

Blephex es un buen refuerzo a la higiene palpebral que los pacientes con este problema crónico deben efectuar de forma cuidadosa y regular en casa. Además, puede hacerse como prevención del mismo modo que, por ejemplo, se realiza una higiene bucal en el dentista una o dos veces al año.

Exámenes previos

Examen optométrico y oftalmológico completo, incluyendo pruebas adicionales que el especialista pueda requerir para confirmar el diagnóstico, como la meibografía, que a través de la tecnología HD Analyzer toma una imagen anatómica de las glándulas de Meibomio para determinar si están atrofiadas y si se requiere tratamiento.

Durante el tratamiento

El procedimiento dura menos de 10 minutos y se lleva a cabo en consulta ya que, debido a la proximidad y fragilidad del ojo, debe ser realizado por un especialista. Aunque es prácticamente indoloro, para mayor comodidad del paciente se hace bajo anestesia tópica (gotas).

Blephex consta de una pieza de mano giratoria que incorpora una microesponja desechable, que se desplaza a lo largo de los bordes de los párpados para limpiarlos y exfoliarlos en profundidad y con gran precisión. Durante el tratamiento, generalmente solo se nota una leve sensación de cosquilleo en la zona palpebral. 

Después del tratamiento

El alivio de los síntomas suele apreciarse de forma prácticamente inmediata después de la sesión. Tras ella, es importante que el paciente siga una serie de consejos para mantener una buena higiene palpebral en casa. 

Según los hábitos y las características de cada paciente, el tratamiento se repite, normalmente, a los 3-6 meses.