Conducción y glaucoma

Conducción y glaucoma
Solicita visita. Dinos qué día prefieres para tu próxima visita

Glaucoma y conducción

En la consulta con el especialista en glaucoma, los pacientes a menudo preguntan si la enfermedad puede afectar a la conducción.

A continuación, te explicamos algunos aspectos que debes tener en cuenta.

Conducir con glaucoma

Te contamos cómo puede afectar el glaucoma a la conducción

¿Si tengo glaucoma puedo conducir?

El glaucoma provoca una pérdida de visión que puede afectar a muchos ámbitos de la vida del paciente, entre ellos la conducción, ya sea de vehículos a motor, como de otros, como bicicletas o patinetes.

Esto se debe a que el glaucoma afecta al campo visual y se traduce en una pérdida progresiva de la visión muchas veces lateral (o periférica), que, a su vez, puede provocar que el paciente:

  • no perciba los objetos o peatones que se encuentran en esa zona del campo visual, pudiendo ocasionar accidentes y atropellamientos.
  • no tenga visibilidad de los retrovisores para realizar ciertas maniobras (adelantamientos, cambios de carril, etc.)
  • tenga problemas para adaptarse a cambios de luz o de iluminación, por ejemplo en entornos más oscuros (como túneles o zonas con poca luz)

Glaucoma y conducción

Las personas con glaucoma pueden padecer deslumbramientos durante la conducción

Cuando conducir supone un peligro

Los principales peligros a los que puede enfrentarse una persona que padece una afectación del campo visual debida al glaucoma son accidentes con otros vehículos y atropellamientos de peatones. Por ello, el especialista en glaucoma desaconsejará la conducción de vehículos en aquellos pacientes que presenten una afectación del campo visual que comprometa dicha práctica.

Cómo saber si la visión está afectada 

La pérdida visual debida al glaucoma puede detectarse fácilmente en consulta a través de una prueba llamada campimetría o campo visual.

Glaucoma conductor

Se desaconseja que las personas con afectaciónd el campo visual conduzcan

Por este motivo, se incluye en la rutina de revisiones de muchos pacientes con glaucoma o hipertensión ocular. De esta forma, podemos saber:

  •  si existe alguna alteración en alguna área del campo de visión del paciente
  •  el grado de afectación