Una exposición prolongada al sol puede provocar tumores palpebrales

El daño acumulado en las células de la piel, causada por la exposición solar crónica, puede provocar problemas en los párpados que conviene tratar de forrma oportuna.

tumores palpebrales exposición solar

El impacto del sol a lo largo de los años puede tener graves consecuencias en nuestra visión. La exposición solar prolongada provoca un daño actínico, “un deterioro en la piel a nivel celular, que se produce especialmente en personas de raza blanca, y que daña el ADN en las células de la piel de la zona periocular”, explica el Dr. Juan Carlos Sánchez España, oftalmólogo del Departamento de Oculoplástica de IMO Grupo Miranza.  Como consecuencia, pueden surgir lesiones precancerosas que suelen pasar desapercibidas a simple vista y que, en los casos más severos, pueden aparecer tumores palpebrales malignos, que si no se tratan de forma oportuna pueden complicarse.

Tumores palpebrales: ¿cómo diferenciarlos?

Los tumores palpebrales son lesiones del área periocular, que se pueden dar en el párpado superior o inferior. Habitualmente, las lesiones malignas son de crecimiento rápido, se tienden a ulcerar y a dañar los tejidos circundantes, mientras que las lesiones benignas (las más comunes)  son de crecimiento lento y no suelen causar problemas. Algunas de las más frecuentes son los quistes  o verrugas, las cuales no tienen relación directa con esta exposición solar. “Es muy difícil diferenciarlas por nuestra cuenta y, por ello, conviene acudir a  un especialista para que indique si es benigno o maligno y darle tratamiento, que puede ir desde la simple observación y seguimiento o directamente cirugía para conseguir  la curación de la enfermedad”, añade el Dr. Sánchez. 

consulta dr. sánchez

Las revisiones en consulta permiten evaluar cualquier lesión del área periocular 

El principal tratamiento de los tumores palpebrales es la resección quirúrgica. Asimismo, se emplean otro tipo de tratamientos con indicaciones específicas y una menor tasa de éxito, como son la crioterapia, la electrocoagulación o incluso terapias biológicas tópicas que se aplican directamente sobre la lesión.

Daño actínico: afectación crónica en el ADN de las células de la piel causada por la exposición solar prolongada 

El impacto del sol en los párpados

malposiciones en los párpados

El daño provocado por la exposición al sol se acumula progresivamente en los párpados inferiores y superiores. 

Los tumores malignos son más prevalentes en personas mayores de 40 años y se relacionan con la exposición crónica a los rayos ultravioleta, que también puede provocar otros problemas en los párpados, como cambios en la pigmentación en la piel o manchas, así como  retracciones, pieles actínicas y malposiciones palpebrales, como es el ectropión cicatricial. “Para prevenirlos, aconsejo usar protección solar (gafas de sol homologadas, cremas solares con factor de protección elevado, gorros o sombreros…etc.), así como evitar las exposiciones prolongadas al sol en las jornadas de playa o piscina”, explica el Dr. Sánchez.

Si aparece cualquier lesión en la zona periocular (pequeños bultos, verrugas o “granitos”),  hay que acudir al oftalmólogo para que la diagnostique y  trate precozmente.