Nistagmo (nistagmus)

Nistagmo
Solicita visita. Dinos qué día prefieres para tu próxima visita
Nistagmo

¿Qué es el nistagmo?

El nistagmus o nistagmo se caracteriza por el movimiento involuntario e incontrolable de uno o de ambos ojos.

Asimismo, estos movimientos suelen tener lugar de forma rápida o lenta y repetida.

Existen 2 tipos de nistagmo, según el momento en el que aparecen:

  • Nistagmo infantil: aparece durante los primeros 6 meses de vida y suele afectar a los 2 ojos.
  • Nistagmo adquirido: aparece posteriormente, debido a distintas causas y puede afectar a 1 o a los 2 ojos.

¿Qué los provoca?

El nistagmo suele tener su origen en el cerebro, responsable del movimiento ocular. En las personas que padecen esta alteración visual, el área del cerebro implicada en el movimiento de los ojos no funciona correctamente.

El nistagmo también puede estar asociado a problemas oculares que condicionan una baja visión y con ello un peor control de los ojos por parte del cerebro, así algunas de las casusas que pueden producir un nistagmo son:

  • El albinismo
  • Hipoplasia de nervios ópticos
  • Enfermedades oculares de origen infantil (estrabismo o cataratas)
  • Lesiones tumorales cerebrales
  • Esclerosis Múltiple
  • Enfermedades del oído interno
  • La toma de ciertos medicamentos o sustancias (drogas y alcohol principalmente)

Existe, además, una forma de nistagmo infantil llamada nistagmo motor idiopático, en la que no existe ninguna enfermedad ocular, neurológica o del oído interno asociada, y que tiende a mejorar con el tiempo.

Síntomas

Las personas con nistagmo suelen ladear o inclinar la cabeza para lograr que los ojos se muevan a menor velocidad y para poder ver mejor, porque tengan una posición donde este se bloquea total o parcialmente.

Asimismo, el nistagmus suele ir acompañado de otros síntomas propios del mismo nistagmo o de la causa subyacente:

  • Fotofobia o molestias ante la luz
  • Dificultad para ver en ambientes oscuros
  • Inclinación de la cabeza
  • Mareos o nauseas
  • Oscilopsia o movimiento de las imágenes
  • Baja visión por dificultad para fijar la imagen
  • Cefalea o dolor de cabeza

¿Cómo se diagnostica?

Para el diagnóstico del nistagmo, el oftalmólogo realiza una completa exploración ocular y, en paralelo, tratará de descartar enfermedades oculares como las cataratas y el estrabismo, así como patologías de la retina y del nervio óptico.

Asimismo, en ocasiones, es necesario un abordaje multidisciplinar que incluya visitas con el otorrinolaringólogo y el neurólogo. Además, es posible que se prescriban pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico, como una resonancia magnética, una tomografía computerizada o pruebas de electrofisiología.

Tratamiento

El tratamiento del nistagmo consiste en minimizar o corregir el movimiento involuntario de los ojos. Asimismo, su abordaje suele ser multidisciplinar e implicar la colaboración del neurólogo y del neuroftalmólogo.

A nivel oftalmológico se puede tratar de las siguientes formas:

  • con inyecciones periódicas de toxina botulínica
  • adaptando lentes de contacto o gafas para mejorar la agudeza visual de la persona afectada
  • con una cirugía del nistagmo, para recolocar los músculos responsables del movimiento ocular. En estos casos, se requiere una valoración previa por parte del neuroftalmólogo/estrabólogo, ya que en muchos casos no es posible corregir al 100 % el movimiento involuntario ocular.
  • Existen fármacos con indicación en determinados tipos de nistagmo

No obstante, pese a que existen varias terapias o tratamientos, algunos tipos de nistagmo no tienen cura.