Emociones y glaucoma

Emociones y glaucoma
Solicita visita. Dinos qué día prefieres para tu próxima visita

Glaucoma y emociones

Tanto el glaucoma, como la hipertensión ocular (HTO) son enfermedades crónicas que, una vez diagnosticadas, acompañan a los pacientes a lo largo de sus vidas. Este es un aspecto que es importante que el especialista en glaucoma pueda transmitir al paciente, desde el momento del diagnóstico, ya que de ello depende, en gran parte que el paciente tenga una buena adhesión al tratamiento, así como una actitud activa, preventiva y positiva ante estas enfermedades.

Paciente con glaucoma

El diagnóstico de glaucoma o de hipertensión ocular puede afectar emocionalmente al paciente

En este sentido, existe muy poca literatura científica sobre glaucoma y sus consecuencias psicológicas, en comparación con otras enfermedades crónicas, como las de tipo autoinmune o ciertos tipos de cáncer.

El impacto emocional del diagnóstico

Sin embargo, es habitual que se produzca un impacto emocional, cuando el especialista transmite el  diagnostico de estas enfermedades al paciente. Probablemente, esto se debe a que:

  • El paciente, en muchos casos, no aqueja ningún síntoma ni pérdida de visión subjetiva, por lo que, a veces, cuesta de entender que exista realmente un problema. En los casos en los que el paciente ya aqueja síntomas, la mayor parte de las veces en forma de visión borrosa, no nítida, cuesta aceptar que esa pérdida sea ya irreversible.
  • al ser una patología crónica, en ocasiones, el paciente puede tener cierta dificultad en asimilar que le acompañará toda la vida, con todo lo que implica:
    • revisiones y tomas de presión ocular periódicas
    • un cuidado constante de la salud visual
    • que existe la posibilidad de que, lamentablemente, se produzca un empeoramiento de la patología, por la propia naturaleza de la enfermedad
  • en caso de que se produzca pérdida de visión, puede suponer una pérdida de calidad de vida para el paciente.

Por estos motivos, son muchos los pacientes con glaucoma que desarrollan trastornos psicológicos o afectivos a raíz del diagnóstico de la enfermedad, que pueden ser transitorios o permanentes, como la depresión, el estrés o la ansiedad. 

Glaucoma y emociones

Trastornos como la depresión, la ansiedad o el estrés pueden afectar a los pacientes con glaucoma

Adhesión al tratamiento y ayuda profesional

Probablemente, otro aspecto clave es el hecho de que las personas que padecen depresión, tienen una adhesión más baja a la prescripción médica (se estima, aproximadamente, 3 veces inferior si se padece este trastorno).Y precisamente, este hecho es especialmente  preocupante en pacientes con glaucoma o hipertensión ocular, ya que, de no seguir el tratamiento, se puede producir un empeoramiento irreversible de la condición visual.

Por ello, es importante que ante cualquier tipo de alteración emocional, los pacientes con glaucoma o hipertensión ocular reciban apoyo psicológico, ya sea a través de asociaciones de pacientes, como la Asociación de Glaucoma para afectados y familiares (AGAF) o de especialistas en este ámbito de la salud.

Fuente: Jorge Luis Méndez-Ulrich & Antoni Sanz (2017). Psycho-ophthalmology: Contributions of Health psychology to the assessment and treatment of glaucoma, Psychology & Health, 32:3, 330-342.