Cirugía del estrabismo del adulto

Más del
90%
de tasa de éxito
Más de
20
años de experiencia
cirugia-estrabismo-adulto

¿Qué es?

La cirugía del estrabismo del adulto es el tratamiento para corregir este problema visual que consiste en la pérdida de paralelismo entre los dos ojos, de modo que no están alineados correctamente y cada uno mira en una dirección.

¿En qué casos se realiza?

Generalmente, todos los casos de estrabismo son operables y, en aquellos en los que la patología haya aparecido durante la infancia, la intervención quirúrgica puede realizarse a cualquier edad. Esta se considera una cirugía reconstructiva que permite a los pacientes sentirse muy satisfechos con el resultado y experimentar una mejoría evidente a nivel social.

La intervención

La operación, llevada a cabo de forma ambulatoria y con anestesia tópica y sedación o con anestesia general, consiste en manipular uno o varios de los seis músculos implicados en el movimiento de los ojos para corregir la desviación ocular, acortándolos, alargándolos o reposicionándolos en función de hacia dónde sea necesario orientar la mirada.

El abordaje quirúrgico es extraocular, ya que el cirujano trabaja sobre el globo ocular, lo cual ayuda a minimizar el riesgo de posibles complicaciones. Tras la cirugía, el cambio que percibe el paciente es inmediato (aunque los resultados definitivos se aprecian pasado un mes) y en ocasiones puede recomendarse el uso de prismas.

Los prismas modifican la dirección de la imagen y, de este modo, eliminan la diplopía. También se utilizan como ayuda transitoria antes de la intervención quirúrgica y son una posible opción en algunos pacientes que no desean operarse.

La tasa de éxito de esta intervención quirúrgica puede llegar a superar el 90%, restableciendo el paralelismo de los ojos y eliminando la molesta visión doble, además de solucionar un problema estético con consecuencias psicológicas nada despreciables.