Carboxiterapia

Solo
1
inyección en cada ojera
Dota al aspecto de
2
factores: salud y descanso
Basta con
3
sesiones, una por semana
Carboxiterapia

¿Qué es?

Inyección subcutánea de dióxido de carbono (CO2) para mejorar la oxigenación y la circulación de la zona de la ojera, que adquiere de nuevo una tonalidad rosada y una textura más tersa. De este modo, dota el rostro de una sensación de salud y descanso.

¿En qué casos se realiza?

Personas con ojeras de tipo hereditario, cuyo color violáceo oscuro característico se asocia a veces a una pérdida de volumen en la zona y se va acentuando con la edad.

Exámenes previos

  • Examen y evaluación personalizada del paciente.
  • Fotografías para valorar el estado del paciente antes y después del tratamiento.

Durante el tratamiento

  • Este tratamiento se realiza en consulta, de forma indolora y mínimamente invasiva para el paciente.
  • El especialista en estética oculofacial aplica una pomada anestésica antes del tratamiento para evitar posibles molestias.
  • Con un equipo de alta precisión, se realizan micropunciones que inyectan pequeñas dosis de CO2, lo que permite oxigenar la zona y mejorar su circulación.
  • Se recomiendan 3 sesiones iniciales, de 5-10 minutos de duración cada una, en un espacio de dos semanas. A partir de aquí, pueden repetirse de forma periódica a gusto del paciente.

Tras el tratamiento

  • Puede aparecer una ligera irritación o edema, que desaparece el mismo día.
  • El paciente puede incorporarse de forma inmediata a su actividad cotidiana. No se requieren bajas ni cuidados especiales, aunque es especialmente importante proteger la piel del sol y mantenerla correctamente hidratada.
  • El resultado puede apreciarse a partir de la semana de tratamiento. El efecto irá desapareciendo progresivamente debido a la tendencia natural del organismo a producir la ojera, aunque su duración dependerá de la genética de cada paciente y de sus cuidados para la piel.