Blefaroespasmo

Blefaroespasmo

¿Qué es el blefaroespasmo?

Es una contracción espasmódica involuntaria y repetitiva del músculo orbicular (el músculo circular alrededor del ojo), que provoca posturas y movimientos anormales (distonías).

El blefaroespasmo esencial o primario es bilateral y puede estar acompañado de movimientos involuntarios de cuello, cabeza o boca, que sólo desaparecen mientras el paciente está durmiendo.

Suele ser un proceso que avanza de forma gradual, aumentando poco a poco de intensidad y frecuencia. El cierre forzado de los párpados puede derivar en alteraciones visuales.

¿Por qué se produce?

El blefaroespasmo es una de las distonías faciales más comunes.

Sus causas pueden ser:

  • Una alteración neurológica funcional en el sistema nervioso central
  • Efectos secundarios de ciertos medicamentos
  • Falta de lubricación de la superficie ocular, hecho que provoca el incremento de actividad del párpado para intentar distribuir uniformemente la lágrima insuficiente o de mala calidad

Otro desorden frecuente es el espasmo hemifacial que, si bien no se trata de una distonía, afecta los músculos de un lado de la cara provocando movimientos involuntarios irregulares y progresivos que también pueden afectar al ojo.

El espasmo hemifacial se origina, en muchos casos, por la compresión del nervio facial a causa de alguna arteria o a consecuencia de algún traumatismo.

¿Cómo se puede prevenir?

El blefaroespasmo no se puede prevenir pero es importante detectarlo a tiempo. Dado que en ocasiones sus síntomas pueden confundirse o subestimarse, es probable que una parte de la población lo padezca sin saberlo.

En muchos casos, el blefaroespasmo se asocia a un problema oftalmológico, cuando en realidad se trata de un factor neurológico. Además, si la distonía comienza en la infancia, es frecuente que se extienda a distintos grupos musculares. Por ello resulta clave el diagnóstico y tratamiento precoz de esta afección, evitando las complicaciones asociadas a las reiteradas posturas anormales.

  • Parpadeo incontrolable
  • Cierre forzado de los ojos
  • Disminución de visión (en los casos severos)

El tratamiento consiste en la protección ocular con gafas de sol, gotas lubricantes y aplicación de toxina botulínica (sustancia que se inyecta para relajar temporalmente los músculos y evitar que se contraigan).

Protección ocular con gafas de sol Protección ocular con gafas de sol
Aplicación de gotas lubricantes Aplicación de gotas lubricantes
Aplicación de toxina botulínica Aplicación de toxina botulínica

Aunque su eficacia es del 90%, en los casos más severos se puede recurrir a una cirugía llamada miectomía del músculo orbicular y musculatura depresora. Esta cirugía extrae parcial o totalmente fibras de uno de los músculos del párpado superior, evitando que siga cerrándose de forma espasmódica.