Ultherapy: lifting no quirúrgico con ultrasonidos

Consigue
2
efectos: tensar la piel y estimular el colágeno
Tratamiento
0%
invasivo
Terapia en
1
única sesión

¿Qué es?

Es un sistema que, mediante ultrasonidos focalizados, logra un doble efecto: provoca una contracción cutánea instantánea que tensa la piel de forma natural y, a la vez, estimula la producción de colágeno de las capas profundas para renovarla y tonificarla desde el interior, sin afectar a la superficie.

Con ello, combate la flacidez del rostro, del cuello y del escote sin cirugía, ofreciendo unos resultados no agresivos para el paciente.

¿En qué casos se realiza?

Se realiza en pacientes con flacidez leve o moderada, y está especialmente indicado para elevar las cejas y reducir ligeros excesos de piel en los párpados (“bolsas”), además de levantar y contraer la piel del de debajo de la barbilla para eliminar la “papada” y disimular las arrugas del cuello y del escote.

Ultherapy no sustituye a un lifting quirúrgico; es una opción alternativa para aquellas personas que buscan prevenir el envejecimiento facial de forma no invasiva, corregir los primeros signos de la edad sin generar cambios bruscos de aspecto, así como prolongar los efectos de la cirugía estética.

Exámenes previos

  • Examen y evaluación personalizada del paciente.
  • Fotografías para valorar el estado del paciente antes y después del tratamiento.

Durante el tratamiento

  • Este tratamiento se realiza en consulta, de forma indolora y mínimamente invasiva para el paciente. A pesar de que puede provocar leves molestias, no requiere anestesia.
  • Después de limpiar la piel y una vez identificadas las áreas a tratar, el especialista en estética oculofacial aplica el gel de ultrasonidos y coloca la pieza de mano suavemente sobre la piel.
  • Los ultrasonidos focalizados atraviesan la superficie de la piel hasta alcanzar la profundidad programada (hasta 4,5mm), donde el calor de la energía liberada (65ºC) con la máxima precisión, induce la producción natural de colágeno.
  • En general, se requiere una única sesión, de entre 30 y 60 minutos en función de zona a tratar.

Tras el tratamiento

  • La piel puede quedar levemente enrojecida inmediatamente después del tratamiento, aunque el efecto desaparece a las pocas horas. En ocasiones, es posible que el paciente note una ligera inflamación o sensación de hormigueo los días siguientes a la sesión y, de forma menos frecuente, pequeños hematomas o falta de sensibilidad. En todos los casos, sin embargo, se trata de síntomas tenues y temporales.
  • El paciente puede incorporarse de inmediato a su actividad cotidiana. Este tratamiento, mínimamente invasivo, no requiere bajas ni cuidados especiales.
  • Aunque al término de la sesión puede apreciarse un primer efecto de tensado, los resultados reales aparecen a partir del segundo o tercer mes, cuando la piel alcanza la tonificación definitiva. Esto se debe a la regeneración del colágeno, cuyos beneficios pueden durar un año o más dependiendo del proceso de envejecimiento de cada piel y de los cuidados generales que cada paciente tenga. A partir de entonces, si el paciente lo desea, puede repetirse la sesión con Ultherapy o realizarse un procedimiento de retoque.

Preguntas frecuentes

Nuestros especialistas