IMO Instituto de Microcirugía Ocular

“Se va cerrando tu círculo de visión sin darte cuenta”. Miquel, paciente de glaucoma

Miquel es un paciente que acudió al IMO aquejado de una pérdida visual progresiva que él había notado sobre todo antes de una cirugía de cataratas y que se agravó después de la misma porque tuvo una subida de presión intraocular muy importante en los dos ojos

“Iba a un sitio a revisarme la visión y no me detectaron el problema. Me cambié a otro sitio y me dijeron que la solución era operar.  Me operaron y tampoco me fue bien, porque la presión de los ojos se disparó y no se dieron cuenta hasta que pasó una semana” nos cuenta Miquel Carbonell en su testimonio.

“Entonces me recomendaron el IMO y tras una nueva operación de glaucoma en los dos ojos con la Dra. Arrondo está controlado, con revisiones cada 4 o 5 meses.”

“Si entraba en sitios oscuros a mi ojo le costaba acostumbrarse a la oscuridad. Notaba que algo fallaba. Empecé a ver destellos blancos,… la presión intraocular me estaba subiendo.”

Miquel Carbonell, paciente de glaucoma de la Dra. Arrondo

Miquel Carbonell, paciente de glaucoma de la Dra. Arrondo

Cuando la Dra. Arrondo visitó al paciente por primera vez, presentaba un glaucoma en estado muy avanzado. Un nervio óptico muy dañado en su ojo bueno, el derecho, ya que el izquierdo tenía un problema de ojo vago de nacimiento.

En vista de que el tratamiento médico no era suficiente, optaron por realizar una cirugía de glaucoma: una esclerectomía profunda no perforante. Se realizó sin complicaciones, el post operatorio ha sido bueno y el paciente presenta tensiones oculares controladas desde ese momento. Además, el campo visual presenta una estabilidad también desde el momento de la cirugía.

El campo visual se ve afectado por el glaucoma, de manera que el paciente sufre visión borrosa por la noche, ve destellos, deslumbramiento, dificultad para bajar escaleras o no nota los objetos cuando pasan por su lado. Y todos estos problemas son los que hay que evitar, intentar que el paciente no llegue a estas condiciones. Y para evitarlo, lo más importante es la prevención.

“Ya sé que de mejorar no mejoraré pero como mínimo me lo han parado y ahora tengo una calidad de vida” comenta Miquel Carbonell.

La prevención es la clave

Hay que realizar campañas para mentalizar a los pacientes de que a partir de los 40 años el riesgo de glaucoma aumenta. Sobre todo en casos como el de Miquel, con una miopía muy elevada, que es un factor de riesgo todavía más importante.

Hay que hacer hincapié en que estos pacientes acudan a revisiones periódicas. Si el paciente tiene antecedentes familiares de glaucoma, presión ocular elevada, miopía, ha padecido desprendimiento de retina o un trasplante de córnea, las revisiones deben ser anuales. Si no se da ninguno de estos casos, bianuales.  

Artículos relacionados

Contactar