La Sociedad Española de Especialistas en Baja Visión da sus primeros pasos

La SEEBV, presidida por Carol Camino, del IMO, nace para fomentar la coordinación entre especialistas, impulsar la investigación y la baja visión.

La Sociedad Española de Especialistas en Baja Visión (SEEBV) ha iniciado su andadura, tras plantearse por primera vez su fundación en el año 2005 y de obtener el impulso definitivo en un congreso internacional de Baja Visión celebrado en 2008 en Canadá. A partir de este encuentro de profesionales, se sientan las bases para formar una Junta Directiva de la Sociedad, de la que actualmente forman parte 25 profesionales y que preside la especialista en Baja Visión del IMO, Carol Camino.

Entre sus objetivos, destaca la difusión de información sobre la baja visión en España entre profesionales y pacientes. Según explica Carol Camino, "hay que concienciar a los oftalmólogos de que deriven a los especialistas en baja visión a los pacientes que no pueden tratar".

En tierra de nadie

Esta estrategia conjunta es fundamental para impedir que las personas con baja visión se queden sin atención, ya que ni pueden beneficiarse de tratamiento médico o quirúrgico, ni están censadas como invidentes.

La baja visión afecta a 20 millones de personas en la Unión Europea y alcanzaría 45 millones en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud. En España, una de cada seis personas mayores de 65 años sufre pérdida irreversible de visión y el porcentaje aumenta con la edad. De hecho, se prevé que en los próximos 20 años, el número de afectados de deficiencia visual aumente en un 25%.

La labor informativa de la Sociedad pretende llegar también a los propios pacientes, afirma Carol Camino que "a la mayoría de personas afectadas por la baja visión les queda una punta de visión que puede ser aprovechada y potenciada de manera que, en muchos casos, pueden recuperar la independencia y autonomía".

Investigación y coordinación

Otro objetivo importante de la SEEVB es promover la investigación, especialmente a través de la financiación de laboratorios en Baja Visión, que actualmente funcionan en países como Estados Unidos, donde la especialidad cuenta con más de 30 años de tradición. En Europa, sin embargo, la especialidad ha empezado ha cuajar desde hace unos 15 años.

La nueva sociedad aspira a lograr una mejor coordinación entre los especialistas españoles, mediante un censo de profesionales y mediante la creación de protocolos de actuación comunes.