Investigadores de Oxford introducen células precursoras de conos y bastones en roedores, permitiéndoles recuperar cierta sensibilidad a la luz

El Dr. García-Arumí comenta la noticia para Gaceta Médica, calificándola de "interesante", pero subrayando que en humanos solo existe un ensayo en fase I para un tipo de patología ocular, todavía sin resultados.

Reproducimos parte del artículo aparecido en la revista Gaceta Médica esta semana, cuya versión íntegra puede consultarse aquí: Un grupo de científicos de la Universidad de Oxford ha logrado que ratones ciegos por déficit de células fotorreceptoras (retinosis pigmentaria) recuperen, al menos, un cierto grado de visión.

Los vídeos revisados por este grupo de investigadores liderados por Robert Mc Laren, del Departamento Nuffield de Neurociencias Clínicas de la Universidad de Oxford, muestran cómo ratones ciegos que antes del experimento no diferenciaban entre luz y oscuridad, ahora corrían para alejarse de la luz y permanecer en la oscuridad, tal y como hacen los ratones con visión normal. Para lograrlo, estos investigadores introdujeron en estos roedores ciegos células precursoras de fotorreceptores que, a las dos semanas, ya se habían regenerado en conos y bastones.

Una técnica que abre una vía interesante de investigación en aquellos casos de ceguera en los que existe un déficit o alteración de las células retinianas. Una investigación que García-Arumí, especialista en retina del Instituto de Microcirugía ocular (IMO), califica de "muy interesante" para el futuro de determinados pacientes. De hecho, apunta García-Arumí, "en el IMO ya tenemos en marcha un estudio para identificar qué pacientes van a poder beneficiarse de estos tratamientos". Sin embargo, todavía es pronto para una traducción a la clínica humana. Y es que, si bien ya existen muchos estudios similares a los de la Universidad de Oxford, en humanos solo existe un "ensayo en fase I para un tipo de patología ocular, todavía sin resultados", apunta García-Arumí.

¿Qué es la retinosis pigmentaria?

La retinosis pigmentaria es la enfermedad hereditaria más frecuente de la retina. Se caracteriza por una degeneración progresiva de la retina. Actualmente carece de tratamiento, y su gravedad hace que sea una de las patologías oculares de origen genético sobre las que más se está investigando. La terapia génica está ofreciendo resultados muy esperanzadores. Aunque no existe todavía tratamiento, los pacientes con retinosis podrían acudir al Departamento de Genética del IMO, para llevar a cabo los estudios que están en proceso.