Los hábitos saludables y las revisiones oculares periódicas previenen enfermedades oculares

Seguir una dieta equilibrada con ejercicio, evitar tabaco y alcohol, y visitar al oftalmólogo periódicamente a partir de los 40 evita patologías de retina.

Alimentación y salud ocular

Alimenta la salud de tus ojos 

Seguir una dieta equilibrada, rica en antioxidantes y vitamina A (retinol), evitar el tabaco y el alcohol y realizar ejercicio puede ayudar a evitar patologías de la retina o a retrasar su aparición y mejorar su pronóstico.

Prevenir algunas de las enfermedades oculares más graves

Llevar una vida sana ayuda a prevenir enfermedades generales, como la diabetes, la hipertensión o las cardiopatías, patologías que, en todos los casos, "acaban afectando a la retina", según los expertos. Por ello, los especialistas de IMO destacan también la necesidad de someterse a revisiones oculares anuales a partir de los 40 años, especialmente si se tienen factores de riesgo importantes, como antecedentes familiares, alta miopía o enfermedades crónicas del sistema central. "La detección precoz es fundamental para evitar la evolución de las patologías retinianas y para mejorar el pronóstico funcional final", según el Dr. Borja Corcóstegui, director del IMO. 

Según el oftalmólogo, algunas de las enfermedades oculares más graves tienen su origen en la retina. Entre estas, las de mayor incidencia son las degenerativas, destacando la DMAE, Degeneración Macular Asociada a la Edad; las asociadas a la miopía alta; las de origen vascular, principalmente retinopatía diabética; y las asociadas a problemas biomecánicos, como el desprendimiento de retina o tracciones vítreo-maculares.

Por todo ello, los especialistas de IMO recomiendan adoptar unos hábitos saludables desde edades muy tempranas para evitar posibles complicaciones durante la vida adulta.