El estrabismo y el "ojo vago" deben tratarse antes de que el ojo complete su evolución, hacia los ocho años de edad

Los niños pueden tener todas la patologías oculares típicas del adulto, a las que hay que añadir el estrabismo y la ambliopía (ojo vago)

estrabismo La Vanguardia

En ambos casos, el diagnóstico y tratamiento precoz evitará que el problema ocular persista en la edad adulta y, en el caso de la ambliopía, permitirá salvar la visión del "ojo vago", algo que no es posible pasada la primera infancia. El estrabismo es la pérdida del paralelismo de los ojos, de manera que cada ojo mira en una dirección, provocando una evidente desviación ocular que puede ser alternante (a veces se desvía un ojo y a veces otro) y en cualquier dirección: hacia adentro, hacia fuera, hacia arriba o hacia abajo.

En algunos casos la desviación es intermitente, siendo más frecuente y evidente en estados de cansancio o debilidad (un proceso febril, sueño, al final del día..). Según la doctora Ana Wert, especialista en oftalmología pediátrica del Instituto de Microcirugía ocular de Barcelona (IMO), "esta circunstancia, al no ser detectada en una primera visita al oftalmólogo, puede complicar el diagnóstico", y por ello advierte que "las revisiones sucesivas son muy importantes si existe la sospecha por parte de los padres".

El estrabismo puede aparecer antes de los 6 meses de vida (estrabismo congénito), durante el resto de la infancia o, en algunos casos en edad adulta, debido a un mal control en el movimiento de los músculos oculares por parte del cerebro, causado por un defecto refractivo, baja visión o una anomalía muscular.

La consecuencia más grave del estrabismo es la ambliopía u ojo vago. Al estar los ojos desviados y apuntar cada uno en una dirección, el cerebro del niño, que tiene una gran capacidad de adaptación, suprime la visión de uno de ellos para evitar esa situación anómala y no ver doble. De esta manera, se va utilizando progresivamente menos uno de los ojos, que es el que se vuelve "vago" o amblíope. El tratamiento del ojo vago es más fácil cuanto más pequeño es el paciente. El motivo es que la ambliopía se produce porque el cerebro visual "no aprende a ver", y únicamente podemos "enseñar a ver" al cerebrodurante la infancia.

Descargar el artículo completo