Prescindir de gafas: ¿cirugía láser o implante de lentes intraoculares?

Cuatro parámetros básicos para saber qué tipo de cirugía puede ser más adecuada para un paciente que desea corregir defectos refractivos.

En los últimos años se han producido grandes avances en la cirugía de corrección de defectos refractivos. Una de las técnicas que más ha avanzado es el implante de lentes intraoculares, gracias, sobre todo, a su mejora en cuanto a precisión y seguridad.
Según el Dr. Josep Lluís Güell, coordinador del Departamento de Córnea, Catarata y Cirugía Refractiva de IMO, la cirugía con láser y el implante de lentes intraoculares para solucionar defectos refractivos son dos soluciones diferentes, ya que mientras que el láser, en general, se utiliza como herramienta que sirve para cortar o moldear la córnea, en el caso de la cirugía de implantación, se introduce una lente dentro de la córnea, ya sea en sustitución del cristalino o no. Además, las cirugías que utilizan el láser para corregir un defecto son irreversibles, mientras que la cirugía de implante es, en muchos casos, reversible. En cualquier caso, tal y como señala el Dr. Güell, el riesgo asociado tanto a la cirugía de implante como de láser suele ser igual o inferior al riesgo asociado al uso de lentes de contacto, siempre que el paciente sea seleccionado correctamente y se ponga en manos de un cirujano experto.

¿Qué procedimiento es mejor para cada paciente?

En cuanto a los factores que deberían tenerse en cuenta a la hora de escoger entre solucionar un defecto de la visión mediante cirugía de láser o cirugía de implante, el Dr. Güell señala los siguientes:

  1.  La edad.
  2. El grosor y las características de la córnea, que es la parte del ojo en la que se actúa con el láser.
  3. El tamaño de los espacios del segmento anterior del ojo.
  4. Las características del defecto refractivo que se pretende solucionar.

Estos cuatro parámetros determinan qué procedimiento es mejor para cada paciente. En definitiva, se trata de escoger bien el candidato, ya que, por diversas razones, la técnica que resulta idónea para una persona puede no ser la más adecuada para otra. A este respecto, el especialista de IMO afirma que “no todas las personas son buenas candidatas para someterse a cirugía refractiva. Según explica, “resulta fundamental explorar el ojo con los instrumentos adecuados para determinar si ese ojo se puede operar”.

Más de 25 años de experiencia en cirugía refractiva

IMO es uno de los pioneros internacionales en este tipo de cirugías; las primeras operaciones con láser realizadas en el Instituto se llevaron a cabo a finales de los años 80. Como explica el Dr. Güell, “los especialistas en córnea y cirugía refractiva de IMO hemos ido evolucionando en nuestra praxis de forma paralela a la introducción de novedades en lentes y en diseños de láser para este tipo de cirugía”. Fruto de este desarrollo a lo largo de tres décadas, “hoy, en un porcentaje realmente alto, podemos conseguir que los pacientes puedan olvidarse por completo de las gafas o que, por lo menos, puedan prescindir de ellas en un 90-95% de sus actividades”, concluye el oftalmólogo.

Возможно, вас заинтересует