Lentes de contacto semirrígidas: cuando el astigmatismo es muy alto o hay irregularidades en la córnea

También conocidas como RPG, son más pequeñas, más duras y, por tanto, menos flexibles que las lentes blandas.

Lentes de contacto semirrígidas

Las lentes semirrígidas o RPG (Rigid Gas Permeable), se indican para pacientes con astigmatismos muy altos que no pueden ser compensados con una lente blanda, así como en casos de irregularidades en la córnea. Estas irregularidades pueden producirse después de algunas cirugías o deberse a degeneraciones corneales como el queratocono, “que en fases medianamente avanzadas produce pérdida de nitidez visual fruto de aberraciones que no pueden corregirse con gafas”, aclara Mireia Campos, óptica optometrista del IMO. En estos casos, y muchas veces como complemento de otros tratamientos como los anillos intracorneales o el crosslinking, colocamos una lente de contacto semirrígida, que al tratarse de una superficie lisa y ópticamente perfecta, sustituye la irregularidad de la córnea dañada y permite ganar en calidad visual.

¿Qué precauciones hay que tener?

Si usas lentes de contacto RPG, tus córneas también necesitan un respiro. Para ello, es importante que sigas estas recomendaciones:

  • No te pongas las lentes de contacto en cuanto te despiertes: deja que transcurran, al menos, 20 minutos. Lo mismo vale a la hora de extraerlas: no te las quites justo cuando vayas a dormir, sino 20 minutos antes como mínimo.
  • Nunca duermas con las lentes de contacto puestas, ya que la córnea necesita respirar. En caso de que lo hagas por error, humecta las lentes con lágrima artificial antes de extraerlas. Nunca extraigas las lentes directamente, ya que corres el riesgo de provocar alguna herida en la córnea.
  • Intenta ir humectando la córnea durante el día, sobre todo en lugares cerrados con calefacción o aire acondicionado. Para ello, usa lágrima artificial, preferiblemente en monodosis (sin conservantes).

¿Cómo deben colocarse?

  1. Lávate bien las manos con agua y jabón neutro y sécatelas con papel o una toalla que no suelte pelusa.
  2. Frota la lente, por las dos caras, con solución jabonosa y aclárala con solución salina.
  3. Coloca la lente en la punta del dedo índice y añádele una gota de lágrima artificial antes de introducirla en el ojo.
  4. Con el dedo corazón de la misma mano, sujeta el párpado inferior, y con el índice de la otra mano sujeta el párpado superior para poner la lente sobre la córnea con la ayuda de un espejo.
  5. Si notas molestias o picor al principio es normal. Para evitarlo, mira hacia abajo con los ojos entrecerrados y evita parpadear mucho.

¿Cómo deben extraerse?

  1. Lávate bien las manos con jabón neutro y sécatelas con papel o una toalla que no desprenda pelusa.
  2. Para extraer la lente existen 2 métodos: - Inclina la cabeza hacia abajo. Con los dedos índices, el de una mano sobre el párpado superior y el de la otra sobre el párpado inferior en la línea de las pestañas, presiona ambos párpados con cuidado en dirección a la lente y esta saltará sola. - Inclina la cabeza hacia abajo. Pon una mano con la palma abierta delante del ojo y con la otra mano estira de los párpados superior e inferior hacia afuera, hacia la oreja. La lente caerá sobre tu mano.
  3. Si notas la lente algo pegada al ojo, aplícate una o dos gotas de lágrima artificial, parpadea un par de veces e inténtalo de nuevo. Coloca la lente en el estuche siguiendo las instrucciones que indicamos en el apartado “¿Cómo deben mantenerse las lentes semirrígidas”.

¿Cómo deben conservarse?

  1. Lávate bien las manos durante 10 segundos conjabón neutro y sécatelas con papel o una toalla que no desprenda pelusa.
  2. Coge la lente y pon una gota de limpiador por cada lado. Frota ligeramente la lente con el jabón durante 20 segundos.
  3. Elimina cualquier resto de jabón de la lente aclarándola con solución salina.
  4. Colócala en el portalentes del lado correspondiente del estuche L/R (left/right) o I/D (izquierdo/derecho) y cúbrela por completo con la solución acondicionadora. Para una correcta desinfección, cada lente deberá estar en el estuche un mínimo de 6 horas.
  5. Antes de ponerte de nuevo las lentes, frótalas con jabón, enjuágalas con solución salina y desecha el líquido acondicionador del estuche, dejándolo vacío y bien cerrado para evitar que se contamine. Se aconseja cambiar el estuche porta-lentes cada 3 meses.
  6. Nunca utilices productos caducados para limpiar o conservar las lentes.
  7. Evita que las lentes entren en contacto con el agua o la saliva, ya que ambos elementos podrían llenarlas de gérmenes y causar infecciones oculares graves.

Otros consejos

He aquí algunas precauciones que debes tener en cuenta si eres usuario de este tipo de lentes:

  • No utilices agua del grifo para aclarar tus lentes.
  • Colócate las lentes de contacto antes de maquillarte e intenta evitar el exceso de maquillaje sobre los párpados y las pestañas.
  • Si practicas deportes “de contacto” o en los que puedes sufrir algún impacto, es preferible no utilizar lentes de contacto semirrígidas.
  • Nunca te pongas una lente rota o agrietada.
  • Si tu lente de contacto te produce alguna molestia, es posible que haya que realizar una limpieza profunda. ¡Ponte en contacto con nosotros!

Возможно, вас заинтересует