Nueva técnica de trasplante selectivo de córnea para sustituir las capas más profundas sin afectar al resto

La DMEK o queratoplastia endotelial de membrana de Descemet (una membrana celular que se encuentra en el endotelio o capa posterior de la córnea) es un nuevo procedimiento de trasplante parcial

Los pacientes con problemas del endotelio corneal representan cerca del 60% de los casos de trasplante. La DMEK desarrollada a partir del trabajo pionero de algunos cirujanos europeos pioneros como el doctor Gerrit Melles(Holanda), el Dr. Friedrich Kruse (Alemania) y el Dr. José Luis Güell (de IMO, Barcelona), es en la actualidad el método menos invasivo frente a los problemas endoteliales.

La DMEK o queratoplastia lamelar posterior permite sustituir el endotelio corneal, seleccionando exclusivamente las capas más internas de la córnea, sin afectar a las capas medias. De esta manera, se realiza una cirugía controlada, a través de una microincisión, que permite una rápida rehabilitación, evita la fragilidad ante un traumatismo posterior a otros tipos de intervenciones, el astigmatismo elevado y las suturas habituales en el trasplante de córnea tradicional (queratoplastia penetrante). En consecuencia, la recuperación del paciente es más rápida y el grado de visión que ofrece al receptor (de entre el 90 y el 100%) es muy superior al que se consigue con el trasplante tradicional.

Además de los beneficios para el paciente, otra ventaja importante de esta técnica es que conceptualmente permitiría aprovechar una misma córnea donante para dos pacientes distintos. De esta manera, a un paciente que tenga dañada sólo la parte anterior de la córnea (por ejemplo, por queratocono), se le trasplantaría el epitelio y el estroma, mientras que el endotelio y la membrana de Descemet podrían destinarse a un segundo paciente con las capas más internas afectadas.

Cuando el endotelio corneal no funciona bien, sus células no consiguen extraer correctamente el fluido de la córnea, produciendo un exceso de líquido o edema que resta transparencia a la córnea y perjudica la visión. Es lo que les sucede, por ejemplo, a personas con Distrofia de Fuchs, una patología hereditaria que suele acabar en trasplante de córnea, y en algunos pacientes tras la intervención de la catarata con implante de lente intraocular. Para realizar la DMEK, se prepara la córnea donante y se tiñe la membrana de Descemet y la capa de células del endotelio. A continuación se despegan cuidadosamente de la parte posterior de la córnea, dejando que se enrollen sobre sí mismas y formen un "canutillo" que se introduce en un inyector. Al mismo tiempo, al paciente receptor se le retira su membrana de Descemet y endotelio a través de una pequeña abertura en la córnea y se le inyecta el tejido donante. Insuflándole aire, el tejido se desenrolla cuidadosamente sobre el iris del paciente, se coloca en la posición adecuada y se adhiere a la base de la córnea.

Curso para colegas europeos

Aunque el índice de rechazo es muy bajo, ocasionalmente se puede desprender, lo cual se trataría volviendo a colocarlo mediante aire o gas intraocular. Si el tratamiento fallase, se podría repetir o recurrir a un trasplante tradicional. Cirujanos de toda Europa podrán conocer la técnica durante este año, cuando está previsto que el Dr. Güell imparta un curso de DMEK para sus colegas europeos.

Возможно, вас заинтересует