El cross linking corneal frena el queratocono y mejora la visión en muchos casos

El tratamiento con la técnica cross linking en el IMO ha demostrado su eficacia contra el queratocono.

El seguimiento de tres años de 50 pacientes de entre 13 y 30 años tratados de queratocono en el Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona con la técnica conocida como cross linking, ha puesto de manifiesto la eficacia de este tratamiento para frenar la progresión de la enfermedad, principal causa de trasplante de córnea en jóvenes.

A diferencia de otros tratamientos que no frenan la enfermedad, el cross linking impide que el queratocono avance en un 95% de los casos y mejora la regularidad de la córnea y, por lo tanto, de la visión, en un 75% de los pacientes.

El tratamiento se confirma como una alternativa efectiva para prevenir y evitar el trasplante de córnea, "algo que logrará cambiar la futura aplicación generalizada del cross linking como tratamiento de referencia para esta patología", según el Dr. Óscar Gris, de la Unidad de Córnea del IMO, uno de los centros pioneros en España en la aplicación de esta técnica.

Queratocono y astigmatismo

El queratocono es una patología que hace que la córnea adquiera forma de cono en vez de redondeada, puede ser progresivo y provoca astigmatismo irregular. Muchas veces no se puede corregir con gafas ni con lentes de contacto rígidas . Casi siempre afecta a los dos ojos, aunque es asimétrico, por lo que generalmente uno progresa más rápido.

Según explica el Dr. Óscar Gris, promotor del estudio junto al Dr. José Luis Güell, también del IMO, "se trata de una enfermedad bastante frecuente, de la cual se diagnostican cada vez más casos, gracias a las técnicas de exploración que cada vez son más sensibles. Algunos de los pacientes se diagnostican casualmente en los estudios previos a la cirugía de miopía o astigmatismo". En ocasiones, el queratocono se queda en la fase inicial y no llega a desarrollarse. Los casos más severos pueden terminar con trasplante de córnea como única solución.

"De ahí la importancia de la aplicación precoz del cross linking, que puede evitar el trasplante en muchos casos en los que, de otro modo, éste hubiera tenido que llevarse a cabo", explica el oftalmólogo. Generalmente, los casos más graves afectan a los pacientes más jóvenes. Por el contrario, a partir de los 40 años, el queratocono no suele progresar, ya que la edad hace que la córnea se vuelva rígida de forma natural.

Precisamente, el cross linking corneal logra aumentar la rigidez de la córnea, que en el queratocono se encuentra debilitada. La técnica consiste en la administración de unas gotas de vitamina B2 (Riboflavina) en la superficie de la córnea, hasta conseguir que la vitamina penetre adecuadamente en el interior. Posteriormente, la córnea se expone a una luz ultravioleta de baja potencia que provoca una reacción química que hace aumentar el grosor de las fibras de colágeno y los enlaces entre ellas, logrando mayor rigidez corneal.

Возможно, вас заинтересует