¿Vamos al cine en 3D?

Para poder disfrutar de los estrenos en 3D que nos propone la cartelera, desde el IMO proponemos una lista de sencillos consejos para "entrenar" dicha visión

Para poder disfrutar de los estrenos en 3D que nos propone la cartelera, desde el IMO proponemos una lista de sencillos consejos para "entrenar" dicha visión

Más allá de las tendencias, debemos tener en cuenta que las proyecciones en 3D fuerzan a los ojos a mirar con visión estereoscópica, que no se desarrolla del todo antes de los 8 años de edad, aproximadamente.

Por ello, Nintendo acompañó la presentación de la 3DS, consola portátil que ofrece juegos y vídeos sin la necesidad de anteojos, de un comunicado informando de que su utilización por parte de niños menores de siete años puede ser peligrosa. Samsung hizo algo similar al lanzar una nueva línea de televisores 3D de alta definición y advirtió de los potenciales daños a la salud en algunos usuarios.

La misma Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha reclamado a las autoridades que se establezca la seguridad del uso de este tipo de gafas en niños, y que se informe a los espectadores acerca de este tipo de precauciones. Pero no son sólo los niños pequeños los que no pueden beneficiarse de esta tecnología. Las personas que padecen un problema visual que dificulta la visión en relieve, probablemente sufran problemas como dolores de cabeza, mareos e incluso desorientación al exponerse a estas proyecciones.

Incluso las personas con una visión excepcional, puede que necesiten también aprender a ver con tecnología 3D, una "habilidad" que mejora con la práctica. Esto es así porque existen algunas diferencias en la forma de percibir el espacio tridimensional en una pantalla o en la vida real; no basta con que cada uno de nuestros ojos vea una imagen distinta.

Para poder disfrutar de los estrenos en 3D que nos propone la cartelera, desde el IMO proponemos una lista de sencillos consejos para "entrenar" dicha visión como:

  • Sentarse lo más centrado posible respecto a la pantalla. De hecho, si alguien no está seguro de poder disfrutar sin problemas de la estereoscopía, es preferible que vuelva otro día al cine, antes que sentarse en un lateral.
  • Empezar situándose más atrás de lo normal. La mayor sensación de inmersión y profundidad se produce cuanto más cerca se está de la pantalla, pero también es cuando el cerebro debe hacer más esfuerzo (porque la separación entre imagen del ojo derecho e izquierdo es relativamente mayor). Una vez se está seguro de no tener problemas para disfrutar de esta tecnología, entonces, es recomendable sentarse más cerca de la pantalla de lo que solemos hacer en una película en 2D.
  • Mantener las gafas o lentes de contacto, si se llevan habitualmente. Las gafas 3D del cine deberían adaptarse sobre ellas sin problema y la persona debería poder ver la película sin dificultades añadidas.