Una solución a medida para cada tipo de ojo seco

La falta de lágrima es solo una de las causas de esta patología multifactorial, que congregará a expertos internacionales en IMO Barcelona para debatir sobre las nuevas guías de práctica clínica.

consulta Área de Ojo Seco

El ojo seco es una patología común que afecta a un 30% de la población y que constituye uno de los principales motivos de consulta al oftalmólogo. A pesar de lo que suelen pensar muchos pacientes, no se trata solo de falta de lágrima, sino que es una patología multifactorial que puede expresarse también con una sintomatología variable, que va desde ligeras molestias, hasta problemas visuales y lesiones en la superficie ocular. Este síndrome puede deberse a una disminución de la producción de la lágrima o a su evaporación excesiva, así como a una inflamación, a una falta de innervación en la córnea o a un defecto de funcionamiento de estos nervios. Por ello, el ojo seco se clasifica en varios tipos: acuodeficiente, evaporativo, inflamatorio, neurotrófico y neuropático, que pueden combinarse y a cuyo manejo personalizado se orienta el curso teórico-práctico para profesionales “Ocular surface masterclass.

La cita se celebrará el 8 de febrero en IMO, centro referente con un Área de Ojo Seco específica y coorganizador del curso, impulsado por los Laboratorios Théa, que destacan el papel fundamental del oftalmólogo frente a esta patología: “Cada paciente es único y, por ello, es especialmente importante compartir el conocimiento”. Por otro lado, el encuentro también cuenta con el apoyo de importantes sociedades como EUCORNEA (European Society of Cornea and Ocular Surface Disease Specialists) y TFOS (Tear Film & Ocular Surface Society), grupo de especialistas internacionales responsable de la última clasificación del ojo seco para orientar las nuevas guías de práctica clínica.

Durante la jornada, los especialistas compartirán su experiencia y pondrán sobre la mesa casos reales de cada tipo de ojo seco. Por ejemplo, debatirán en torno a la sequedad ocular asociada a la disfunción de las glándulas de Meibomio, “un problema presente en hasta un 85% de los pacientes con ojo seco y que afecta a la estabilidad y calidad de la lágrima”, explica la Dra. Mercè Morral, oftalmóloga de IMO y ponente del curso.

prueba de diagnóstico del ojo seco

Exploración diagnóstica en el Área de Ojo Seco de IMO, que cuenta con optometristas y oftalmólogos especializados en patología de la superficie ocular.

Diagnóstico preciso para tratar el ojo seco

Otra patología frecuentemente ligada al ojo seco es la blefaritis o inflamación del párpado, que puede estar provocada por la infección de un ácaro que se encuentra en los folículos de las pestañas (Demodex folliculorum), como en uno de los casos que se presentará en el evento. También se abordará la sequedad ocular por enfermedades autoinmunes, como el Síndrome de Sjögren –casos especialmente severos–, así como la relacionada con el uso crónico de fármacos para tratar el glaucoma o tras una cirugía refractiva.

El Dr. José Luis Güell, coordinador del Departamento de Córnea, Catarata y Cirugía Refractiva de IMO y profesor del encuentro, aclara que “el ojo seco después de esta intervención es transitorio en la mayoría de pacientes y suele desaparecer al cabo de pocos meses (en menos de un 1% de los casos se prolonga hasta el año si la cirugía está bien indicada)”. Sin embargo, cuando la recuperación de la superficie ocular es más lenta o se descompensa un ojo seco preexistente, no deben menospreciarse los síntomas y puede ser necesaria la ayuda deun tratamiento específico.

Determinar la estrategia terapéutica más eficaz en cada caso requiere una exploración experta que, en función de las causas de la sequedad ocular y de las características del paciente, permita individualizar el diagnóstico y proporcionar una solución a medida. “El hecho de que sea una patología crónica con la que el paciente tiene que aprender a convivir no implica que no se pueda modular la enfermedad y minimizar su sintomatología”, destacan los especialistas de IMO. Según concluyen, “podemos ofrecer diferentes lágrimas artificiales y pomadas lubricantes, suplementos alimenticios de omega 3, rutinas de higiene palpebral, fármacos antiinflamatorios e innovadores tratamientos en consulta, como la pulsación térmica o la microexfoliación palpebral, para mejorar tanto la salud ocular como la visión y la calidad de vida”.