Una mejora de la visión repentina a los 60 años. ¿Es posible?

Podría ser síntoma de una catarata. La catarata puede manifestarse habitualmente con visión borrosa o doble, fotofobia, dificultades para conducir de noche, aumento de la miopía o recuperación de la visión cercana inexplicable. Es frecuente que las personas a las que les ocurre no acudan al oftalmólogo ya que no es un síntoma molesto. Por ello es recomendable realizar revisiones periódicas a partir de los 40 años para detectar este tipo de patologías oculares degenerativas.