Los últimos avances en contactología dan respuesta a personas con intolerancia a las lentillas

Destacan las lentes esclerales, para usuarios con córneas irregulares –que no sostienen bien las lentes tradicionales– o para pacientes con ojo seco, a los que el uso de lentillas les irrita la córnea.

El Congreso de Contactología Avanzada y Superficie Ocular que tuvo lugar el pasado mes de junio en el IMO abordó los distintos avances para superar la intolerancia a las lentillas. "La conclusión es que actualmente ya tenemos lentes de contacto para casi todo: vista cansada o presbicia, para astigmatismo y graduaciones complicadas, progresivas blandas o semirrígidas. Hay diferentes tipos de lentes que funcionan para casi todo tipo de personas, aunque no a todas les funciona lo mismo".

Entre los principales avances destacan las lentes esclerales, para usuarios con córneas irregulares –que no sostienen bien las lentes tradicionales– o para pacientes con ojo seco, a los que el uso de lentillas les irrita la córnea.

El avance que presentan estas lentes es que su diseño en forma "de capuchón" las mantiene paralelas a la córnea, sin tocarla, desplazando el punto de apoyo al perímetro de la lentilla, que descansa sobre la esclera (la parte blanca contigua a la córnea, que carece de sensibilidad).

Además, entre la córnea y la lente se coloca una lágrima artificial que lubrica constantemente la superficie ocular. Según Laura González, "las lentes esclerales corrigen defectos refractivos, pero además evitan el trauma mecánico ya que protegen la superficie, actúan como lentes terapéuticas al mejorar el ojo seco, y pueden retrasar la necesidad de trasplante por queratocono" (adelgazamiento de la zona central de la córnea que produce astigmatismo irregular y que es la primera causa de trasplante corneal en pacientes jóvenes).

Otro de los temas que se abordó en el encuentro fue el de las lentes multifocales, que proporcionan

una buena visión de lejos y de cerca y que cada vez son una opción escogida por más personas partir de los 40 años, cuando suele empezar a aparecer la presbicia.

Sin embargo, los optometristas advirtieron que, todavía hoy, cerca del 80% de las personas con vista cansada desconoce la existencia de esta opción.

Por último, los especialistas destacaron el papel de nuevas técnicas de exploración ocular, como el OCT anterior (tomografía de coherencia óptica), que permite, mediante un haz de láser infrarrojo, obtener una imagen microscópica y en tres dimensiones de la córnea. Gracias al OCT, "podemos ver cómo la lente de contacto se apoya en cada punto de la córnea de forma objetiva y, por tanto, diseñarla absolutamente a medida".

Hábitos de uso de las lentes de contacto

El instituto de investigación de mercado GfK realizó en julio de 2011 un interesante estudio sobre los hábitos de las lentes de contacto, mediante la entrevista a más de 2.600 personas de entre 12 y 65 años.

  • España cuenta con 2,5 millones de usuarios de lentes de contacto de entre 12 y 65 años, un 7.4% de la población española de esta franja de edad.
  • Por el contrario, 6 de cada 10 españoles de 12 a 65 años nunca ha utilizado lentes de contacto, ni ningún otro medio de corrección visual.
  • La edad media en España para comenzar a usar lentes de contacto es 21,3 años (más del 60%).
  • Prácticamente la mitad de los usuarios de lentes de contacto (48%) aluden la estética como motivo para empezar a utilizarlas. 1 de cada 3 usuarios menciona la comodidad o la seguridad, y 1 de cada 4, el hecho de tener una mejor visión.
  • La mayoría de los usuarios de lentes de contacto tienen miopía, en mayor proporción los hombres y los jóvenes menores de 25 años, y 3 de cada 10 usuarios dice tener astigmatismo.
  • Más de la mitad de los usuarios de lentes de contacto utiliza lentillas blandas mensuales (51.5%), en mayor medida los jóvenes menores de 25 años.
  • De entre todos los usuarios que han dejado de utilizar lentes de contacto, el 23.2% dice haberlas dejado por incomodidad, el 22.3% por haberse operado y el 17.9% por haberle generado problemas en el ojo.
  • Cuatro de cada 10 usuarios de lentes de contacto ha guardado alguna vez sus lentillas en el estuche sin cambiar el líquido, especialmente los jóvenes menores de 25 años.
  • Solo 3 de cada 10 usuarios de lentes de contacto cambia el estuche portalentes una vez al mes. El resto suele cambiarlo con menos frecuencia.
  • La media de horas que los usuarios de lentillas se las ponen es de 9,45 horas al día. Aunque algunos están por debajo de las 8 horas recomendadas por los especialistas, un 16,7% las lleva 12 horas diarias y un 14.6%, entre 13 y 24 horas. Los usuarios de 35 a 44 años son los que más abusan de su uso.
  • Cuatro de cada 10 usuarios de lentes de contacto duerme alguna siesta con las lentillas puestas y 2 de cada 10 duerme con ellas toda la noche. Los hombres en mayor proporción que las mujeres.
  • El 40% de los usuarios de lentes de contacto acude a un profesional para revisar sus lentillas una vez al año, mientras que un 15% no lo hace nunca.