Tatiana Astafueva

Una vez operados de catarata, algunos pacientes, como Tatiana, pueden tener que hacerse una capsulotomía con láser YAG al cabo de un tiempo. No porque la cirugía haya ido mal, sino por una respuesta del ojo (aparece una fibrosis y opacificación) en la que influyen diferentes factores. Afortunadamente, no es un problema grave y se puede tratar sin necesidad de volver a entrar en quirófano.

Testimonio Tatiana Astafueva – láser YAG poscatarata – Dr. Daniel Elies

Tatiana Astafueva decidió operarse de catarata para recuperar la visión que estaba perdiendo en el ojo izquierdo, en el que la patología estaba más avanzada. Sin embargo, un año y medio después de la intervención realizada en su país (Rusia), volvió a notar la sensación de tener una “neblina” delante del ojo. ¿Qué estaba yendo mal? Alentada por un amigo y por las referencias de otros pacientes, optó por venir a IMO.

La lente intraocular no es lo que se “ensucia”

El problema no era que la catarata hubiera vuelto a aparecer, ya que el cristalino “empañado” había sido reemplazado por una lente intraocular. Tampoco se trataba de que esta lente estuviera en mal estado ni de que se hubiera deteriorado o ensuciado. Lo que se había opacificado –y, por tanto, le impedía ver nítido– era la cápsula del cristalino que sostiene la lente.

Como explica el Dr. Daniel Elies, oftalmólogo del Departamento de Córnea, Catarata y Cirugía Refractiva de IMO que atendió a Tatiana, “en este ‘saco’, una fina membrana que no se extrae durante la operación, pueden ir creciendo células que, con el tiempo, se fibrosan y hacen que pierda la transparencia e impida pasar la luz”.

Según el especialista, es un problema relativamente común, sobre todo a medida que pasan los años: “Se calcula que la opacidad de la cápsula posterior afecta a menos de un 10% de las personas intervenidas de catarata antes del primer año, un porcentaje que asciende al 30% a los 5 años. De hecho, a la larga, todos los pacientes acabarían desarrollándola por el propio envejecimiento del ojo”.

Las causas de que aparezca más o menos pronto no están claras y, aunque influyen algunos detalles de la cirugía, depende fundamentalmente de características individuales. Por ejemplo, uno de los factores que puede entrar en juego es la edad, ya que en los pacientes con catarata más jóvenes parece darse antes esta complicación, como ocurrió en el caso de Tatiana.

elies capsulotomía con láser YAG

La capsulotomía con láser YAG resuelve de forma inmediata la falta de transparencia de la bolsa que envuelve la lente intraocular,

Láser para recuperar la visión y la calidad de vida

El desarrollo temprano de la catarata en esta paciente rusa –relacionado con su alta miopía– provocó que la pérdida de visión impactara en su actividad laboral como logopeda y, en general, en su vida cotidiana. “Verlo todo borroso (las letras, los rostros…) limita mucho”, comenta Tatiana, que temía volver a las andadas y que la cirugía no hubiera servido para nada. Afortunadamente, la opacidad de la cápsula posterior es un problema de rápida y efectiva solución; mucho más sencilla de lo que ella imaginaba.

El tratamiento (capsulotomía) consiste en hacer una pequeña abertura o “ventana” en la cápsula para eliminar la opacidad. Esto se realiza mediante la acción del láser YAG –sin que el oftalmólogo tenga que acceder al interior del ojo–, por lo que no requiere pasar nuevamente por quirófano y se puede llevar a cabo en consulta. Tatiana destaca que “en un momento volví a ver bien y puse fin a las preocupaciones acerca de mi visión”.

Gracias a ello, se siente tranquila y segura para afrontar una nueva cirugía de catarata en su ojo derecho, que todavía no ha sido intervenido y en el que la enfermedad ha ido progresando. “En IMO me lo han explicado todo paso a paso y no me ha quedado ninguna duda”, concluye Tatiana, quien reafirma su confianza en los profesionales y la tecnología del Instituto, “que no había encontrado en ningún otro lugar”.