Con su nueva sede, el IMO prevé facturar 20 millones de euros

El equipo facultativo del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) ha impulsado durante la última década el proyecto oftalmológico más ambicioso de la oftalmología privada española

El equipo facultativo del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) ha impulsado durante la última década el proyecto oftalmológico más ambicioso de la oftalmología privada española, con la puesta en marcha, en julio de 2009, de las nuevas instalaciones del Instituto en Barcelona. El nuevo centro, de 22.000 metros cuadrados, mejora el servicio al paciente y ofrece cobertura a proyectos de investigación, docencia y divulgación de todas las patologías relacionadas con la visión.

La inversión realizada en la compra del terreno, instalaciones y construcción supera los 35 millones de euros. Según Francisca Rodríguez, directora ejecutiva del IMO, "esta inversión ha estado impulsada buscando la excelencia médica y la mejor atención al paciente". El Instituto prevé cerrar el presente ejercicio con una facturación cercana a los 20 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 15% respecto a 2009. Francisca Rodríguez explica este crecimiento, que supera el incremento anual del 13% que el Instituto registraba en los últimos años, "porque, precisamente, el alto grado de atención médica y humana al paciente, junto a una exigente gestión corporativa, permite que el IMO además de ser un centro de referencia en cuanto a salud ocular y calidad de vida, sea también una empresa sólida y solvente, incluso en un entorno de crisis como el de los dos últimos años".

El IMO actualmente emplea a 150 profesionales no médicos, 25 oftalmólogos, ocho anestesistas y dos biólogos. El número de pacientes actuales supera los 220.000, aproximadamente un 5% de procedencia internacional, 50% de Cataluña y el 45% del resto de España. Anualmente el IMO atiende a cerca de 45.000 pacientes y realiza unas 8.000 intervenciones quirúrgicas, unas cifras que podrían hasta triplicarse gracias a las nuevas instalaciones.

Para Francisca Rodríguez, la creciente actividad del IMO y, especialmente, la apuesta para consolidar el IMO como centro de referencia, con la fuerte inversión que ello ha requerido, "ha sido posible gracias a la peculiar estructura del Instituto y al papel que en él juegan los oftalmólogos, propietarios y codirectores del centro, un modelo infrecuente en la sanidad privada española y que garantiza una total libertad para desarrollar óptimamente su labor con los pacientes, sin condicionantes ni intereses empresariales externos".

"Es una inversión que busca la excelencia médica y la mejor atención al paciente", Francisca Rodríguez

Esta particular idiosincrasia se remonta a la fundación del Instituto, a mediados de la década de los 80, cuando varios especialistas en retina encabezados por el Dr. Borja Corcóstegui decidieron trabajar juntos y formar equipo con oftalmólogos de otras subespecialidades para dar un servicio oftalmológico completo y de calidad, lo que entonces era difícil de encontrar. Finalmente, los impulsores del proyecto lograron reunir un equipo multidisciplinar de oftalmólogos que, entre 1988 y 1994, desarrollaron su labor en la Clínica Quirón de Barcelona, como Centro de Retina y Vítreo. En 1994, los doctores Carlos Mateo, José Luis Güell, Isabel Nieto, Alfredo Adán, José García-Arumí y el propio Corcóstegui fundan el actual Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona, con objetivos asistenciales, pero también docentes y de investigación, y con una sede de 2.300 metros cuadrados en la calle Munner.

En el año 2006, el IMO diseña una nueva estructura corporativa para afrontar el proyecto de su nueva sede. Constituido como Sociedad Anónima, el IMO se divide entonces en dos sociedades con diferente objeto social: IMO, S.A., sociedad patrimonial dueña del nuevo edificio, e IMO, S.L.P., cuyo objetivo es asistencial, docente e investigador. Actualmente, esta sociedad está gobernada por una Junta Directiva, compuesta por los doctores Borja Corcóstegui, Carlos Mateo, José Luis Güell, Isabel Nieto, Rafael Navarro, Elena Arrondo y Daniel Elies, que son los máximos responsables de la gestión del centro junto con Francisca Rodríguez, directora ejecutiva. Además, IMO, S.L.P. cuenta con un Comité Asistencial, cuya misión es velar por una asistencia al paciente con todas las garantías y de la que forman parte siete especialistas del Instituto.

El nuevo centro

El gran crecimiento que ha experimentado el Instituto desde su constitución como tal en 1994, ha culminado con el proyecto de un nuevo centro, cuya construcción se inició en febrero de 2006. Con el nuevo edificio, obra del arquitecto Josep Llinàs, el IMO se dota de unas instalaciones de 22.000 metros cuadrados, frente a los 2.300 de la antigua sede. Estas dimensiones lo convierten en uno de los mayores centros de Europa y sitúan a Barcelona a la cabeza de la oftalmología internacional.

El Instituto ha incrementado el número de quirófanos de 4 a 9, lo que garantiza la disponibilidad de salas para realizar sin demora las cirugías previstas y la incorporación de nuevos equipos de última generación en su actividad. En sus nuevas instalaciones, el IMO sigue atendiendo a pacientes de todas las subespecialidades oftalmológicas, entre las que destaca, por número de visitas, retina, seguida de córnea, glaucoma, cataratas, oculoplástica y estrabismo, que integran el panel completo de tratamientos oftalmológicos actuales. Precisamente, uno de los puntos fuertes del Instituto es su apuesta por la atención oftalmológica integral, con los mejores subspecialistas en cada una de las áreas de la visión. El prestigio internacional de su cuerpo facultativo es una garantía que atrae al Instituto a pacientes y profesionales del mundo entero. Según Francisca Rodríguez, junto al prestigio, "los grandes activos de la empresa son: talento, experiencia, inquietud profesional y calidad personal, encarnados en su equipo, tanto médico como administrativo".

Además de su actividad asistencial, el nuevo centro ofrece mayor cobertura a la docencia e investigación. En este último ámbito, destaca por su enfoque preventivo y vanguardista la nueva Unidad de Investigación Genética en la que, oftalmólogos y genetistas trabajan conjuntamente en proyectos de investigación propios, además de participar en programas internacionales con investigadores médicos de distintos países
La nueva sede se ha dotado de un auditorio con aforo de hasta 300 personas y salas polivalentes para encuentros profesionales y eventos especiales. Para pacientes y acompañantes dispone de salas de espera confortables y espaciosas, un parking con 210 plazas y una cafetería-restaurante con vistas privilegiadas sobre Barcelona.