¿A qué se deben las ojeras?

Hay diferentes causas y tipos de ojeras. Las ojeras hereditarias presentes en algunas familias son genéticas y se producen porque el tejido subcutáneo es muy fino, de modo que se transluce el músculo que hay debajo y adoptan un color violáceo característico, muy difícil de maquillar y que se suele hacer más notorio con el paso de los años. Además, estas ojeras generalmente se asocian a un hundimiento de la zona (surco nasoyugal), por lo que el párpado hace sombra y se notan más. 

Las ojeras raciales son un rasgo común en razas de piel más oscura, como las árabes, y también tienen origen genético. En este caso, se producen por la acumulación de pigmento en la piel.

Por último, hay ojeras adquiridas que son causa de alteraciones en la pigmentación, como por ejemplo manchas en esa zona provocadas por la acción solar.