¿Qué es la presbicia?

Esta afección se conoce popularmente como vista cansada y provoca una disminución de la capacidad que tiene el cristalino para enfocar correctamente.

Para poder comprender mejor un fenómeno dinámico y multifactorial como es la presbicia, podemos recurrir a la comparación entre el ojo y una cámara fotográfica. El "zoom" de nuestro sistema ocular es el cristalino. El cristalino joven es transparente y elástico, capaz de cambiar su forma para conseguir un buen enfoque, tanto de los objetos lejanos como de los que están cerca. Este movimiento lo consigue gracias a una precisa y compleja combinación de trabajo de diferentes estructuras (músculo ciliar, zónula, presión del cuerpo vítreo...). La transparencia del cristalino garantiza que las imágenes queden enfocadas nítidamente sobre la retina, que, siguiendo el ejemplo de la cámara fotográfica, sería la "película fotográfica".

A partir de los 40 años el cristalino envejece y va perdiendo progresivamente sus propiedades: elasticidad, transparencia y capacidad de enfoque.

Según la condición previa de cada persona, la presbicia tiene diferentes consecuencias:

La presbicia en miopes

Estas personas presentan, por su condición refractiva, dificultad para enfocar los objetos lejanos. A partir de los 40 años, ésta ya se ha estabilizado, mientras que la presbicia va aumentando. En estos pacientes se hace necesario el uso de una menor graduación miópica de cerca que de lejos.

La presbicia en hipermétropes

La hipermetropía afecta particularmente a la visión de cerca. Es una situación similar a la presbicia, aunque la hipermetropía es estable y la presbicia, progresiva. Por ello muchas personas llaman equivocadamente a la hipermetropía "vista cansada". Estos pacientes van perdiendo visión progresiva en todas las distancias, y, en general, rápidamente. De modo que necesitan gafas tanto de lejos como de cerca.

La presbicia en personas que nunca han utilizado gafas

Estos pacientes habitualmente necesitan, entre los 40-45 años, gafas exclusivamente para realizar tareas de cerca. Suelen empezar con poca graduación, aunque aumenta.