Ojo lloroso

Uno de los motivos número
1
de consulta con el oftalmólogo
Impacto en la calidad de vida a
2
niveles: visual y psicológico
Solución quirúrgica efectiva en más del
90%
de los casos
Watery eyes

¿Qué es el ojo lloroso?

La lágrima se produce en la glándula lagrimal, además de en algunas glándulas accesorias, y tiene la función de cuidar la superficie ocular, lubricándola, eliminando los alérgenos y protegiéndola de los agentes externos. Al final, la lágrima se drena o evacúa, con ayuda del parpadeo, hacia la vía lagrimal (que se inicia en la zona medial del ojo y sigue hacia a la nariz y, por último, la orofaringe).

Cuando hay un exceso de lágrima en la superficie ocular ocurre el “ojo lloroso” (epífora), un problema molesto y relativamente frecuente, que supone uno de los síntomas que más a menudo aquejan los pacientes que visitan al oftalmólogo.

Estructura del lagrimal

Estructura del lagrimal

¿Por qué se produce?

En caso de lagrimeo excesivo se requiere una exploración exhaustiva por parte del oftalmólogo, con el fin de poder orientar la causa del problema. A groso modo, este puede deberse a:

  • Exceso de producción de lágrima: estimulado por factores externos, como ojo seco, inflamaciones, alergias o blefaritis, entre otros.
  • Drenaje insuficiente: aunque hay una producción normal de lágrima, el sistema de drenaje es incapaz de evacuarla adecuadamente a través de la vía lagrimal. Puede tratarse de un problema palpebral, de una obstrucción mecánica a cualquier nivel o de una limitación de tipo funcional (por ejemplo, por una parálisis facial).
  • Causa mixta: exceso de producción, además de drenaje insuficiente (como en casos de ectropión).

¿Cómo se puede prevenir?

En la mayoría de ocasiones, el ojo lloroso no se puede prevenir. Sin embargo, cuando está relacionado con determinadas causas, sí que se pueden tomar algunas medidas. Por ejemplo:

  • Adoptar hábitos que ayudan a controlar la sequedad ocular.
  • Mantener una buena higiene palpebral para minimizar la blefaritis.
  • Evitar la exposición a la sustancia desencadenante de la alergia.
  • Proteger los ojos en la práctica deportiva /actividad laboral para evitar traumatismos.

Tubo temporal en los canalículos después de una dacriocistorrinostomía

Tubo temporal en los canalículos después de una dacriocistorrinostomía

Prueba con fluoresceína

Prueba con fluoresceína que permite ver la forma de la lágrima

Además del exceso de lagrimeo, existen otros síntomas asociados al ojo lloroso como:

  • Exceso de mucosidad
  • Sensación de cuerpo extraño en el ojo
  • Irritación ocular
  • Enrojecimiento
  • Hinchazón y dolor en el ángulo interno del ojo (cuando hay una infección debido a las lágrimas acumuladas en la vía lagrimal)

Debido a la variedad de causas del lagrimeo por exceso de producción de lágrima, existen diversos tipos de tratamientos médicos dirigidos a cada una de ellas.

En cuanto a la incapacidad de drenaje, la mayoría de veces se precisa de tratamiento quirúrgico para conseguir que la conexión ojo-nariz sea patente y funcional.

La cirugía más común en estos casos es la dacriocistorrinostomía (DCR), con la que se consigue un nuevo conducto de paso de la lágrima desde el ojo hasta la nariz. Para ello existen diferentes técnicas:

  • DCR externa o abierta, a través de la piel
  • DCR transnasal o endoscópica, a través de la nariz

En manos expertas son técnicas con un éxito superior al 90%, siempre que se realice una correcta selección de los casos.

La DCR es una cirugía que se realiza con anestesia local bajo sedación y que no requiere ingreso.

Ojo lloroso y cirugía sin incisión por vía lagrimal. Dr. Medel - IMO Barcelona

El ojo lloroso debe ser tratado por oftalmólogos especialistas en oculoplástica, que abarca los problemas de los párpados, la órbita y la vía lagrimal.