Obstrucción de la vía lagrimal

Puede ser de
2
tipos: congénita o adquirida
En el primer año de vida, un
90%
de los casos se resuelven espontáneamente

¿Qué es la obstrucción de la vía lagrimal?

En ocasiones, la vía lagrimal no es permeable a diferentes niveles provocando un bloqueo del conducto que transporte de las lágrimas desde la superficie del ojo hasta la nariz. Existen dos tipos de obstrucción de la vía lagrimal:

  • Adquirida: Es la más común, suele afectar a personas adultas y puede producirse por multitud de causas (infecciones, conjuntivitis, etc.). Este tipo de obstrucción de la vía lagrimal es más frecuente a medida que aumenta la edad del paciente.
  • Congénita: Afecta a niños y se produce a causa de una membrana que impide el paso de la lágrima hasta la fosa nasal.

¿Por qué se produce?

Las principales causas son:

  • El envejecimiento
  • El uso de algunos fármacos como los colirios crónicos o la quimioterapia
  • Es congénita, de nacimiento.
  • Pacientes que han sufrido una radioterapia en la zona palpebral
  • Visión borrosa especialmente en la lectura
  • Sensación de ojo húmedo
  • Lagrimeo constante que aumenta en condiciones adversas (viento, aire acondicionado, calefacción, etc.)
  • Conjuntivitis de repetición (varias veces al año)
  • En ocasiones, debido al lagrimeo constante, el paciente padece una inflamación de la piel del párpado (eccema) debido a la irritación.
  • Dacriocistitis o infecciones del saco lagrimal, una infección bastante frecuente que produce fiebre, dolor e inflamación.