Núria Gironella

Nuria, una de las primeras pacientes operadas de catarata en IMO con el láser de femtosegundo, está muy satisfecha con los resultados obtenidos con este equipo de última generación que los especialistas del Instituto han incorporado de forma pionera.

Núria Gironella

Desde hacía unos tres meses, Núria Gironella, odontóloga de profesión, había empezado a percibir una "nube" que entorpecía su visión del ojo izquierdo. Rápidamente, esa "nube" fue aumentando hasta crearle problemas para conducir y decidió acudir a su oftalmólogo, con el que se realizaba revisiones anuales por la hipermetropía que le afectaba ambos ojos desde hacía unos quince años. El especialista le diagnosticó una catarata juvenil en el ojo izquierdo y otra incipiente en el ojo derecho y le anunció que tendría que operarse, aunque no de forma inminente. Sin embargo, la patología continuó evolucionando a gran velocidad y Núria, de 52 años, empezó a sentirse insegura. "Cuando no ves bien, tienes una gran inestabilidad. Yo temía incluso caerme", admite.

Así pues, recomendada por amigos y colegas médicos, acudió a IMO para visitarse con el Dr. José Luis Güell. A la semana siguiente ya se operaba de la catarata del ojo izquierdo: "La cirugía fue muy rápida y el resultado, fantástico. Solo salir del quirófano ya noté una gran mejora, a pesar de que todavía seguía con la pupila dilatada. Pero al día siguiente, cuando desperté, tuve una sensación increíble: ¡veía el triple de lo que veía antes con los dos ojos!"

Equipo pionero

Núria fue la quinta paciente de IMO operada de catarata con el láser femtosegundo, que el Departamento de Córnea, Catarata y Cirugía Refractiva introdujo de forma pionera en sus intervenciones de esta patología en mayo de 2012. El hecho de saber que iba a ser tratada con una nueva técnica, no le supuso ningún problema, sino todo lo contrario: "Lo valoré como algo positivo", afirma la doctora. Transcurridas 24h de la operación, Núria volvió a IMO para hacerse la revisión posquirúrgica y confirmó sus buenas sensaciones, por lo que al salir se fue a pasear por el Passeig de Gràcia para disfrutar de su nueva visión.

Dos días después, el Dr. Güell le practicó una segunda cirugía de catarata, esta vez del ojo derecho, utilizando la misma técnica y obteniendo los mismos buenos resultados. "Estoy súper contenta porque veo con una claridad con la que no recuerdo haber visto antes, ni con lentillas. Ahora sólo necesito gafas para leer por la vista cansada", concluye.