Las nuevas lentes intraoculares para presbicia o catarata minimizan complicaciones

El IMO es centro pionero en la implantación de las nuevas lentes intraoculares INCISE, las únicas que permiten una microincisión de 1’4 mm, siendo lo habitual incisiones de más de 2mm

Las lentes INCISE se implantan a través de una microincisión menor que las habituales

Las nuevas lentes intraoculares INCISE, de última generación, son las únicas en el mercado que permiten ser implantadas a través de una microincisión de 1’4 mm, cuando lo habitual suelen ser incisiones de más de 2 - 2’2 mm. Como explica el Dr. Daniel Elies, especialista en córnea y cirugía refractiva del Instituto, “esta reducción en el tamaño de la incisión supone realizar una cirugía mínimamente invasiva, que altera en menor grado las estructuras internas del ojo y hace cicatrizar antes la herida”. En consecuencia, se consigue acelerar la recuperación, lo que supone una experiencia mejorada tanto para el paciente como para el cirujano.

Minimizan el astigmatismo que puede inducir la técnica de facoemulsificación

Según el Dr. Elies, “otra ventaja significativa de estas innovadoras lentes es que, al requerir una incisión tan pequeña, son prácticamente anastigmatismáticas, es decir, minimizan el astigmatismo que puede inducir la técnica de facoemulsificación con incisiones mayores”.

Disminuyen la opacidad capsular posterior, mejorando la calidad visual del paciente

Además, el material y el diseño con el que se han fabricado las nuevas lentes INCISE disminuyen la opacidad capsular posterior, una complicación postoperatoria que, a largo plazo, produce la disminución de la visión por fibrosis capsular. “Si logramos evitar este problema asociado, el paciente no tendrá sensación de turbidez ni pérdida de agudeza visual”, añade el oftalmólogo. Por todo ello, estamos hablando de un paso adelante en la mejora de la calidad visual del paciente, hecho que apunta a una utilización cada vez mayor de estas lentes de última generación: “hemos empezado a utilizarlas hace poco tiempo, pero los buenos resultados conseguidos hasta el momento invitan a seguir haciéndolo”, concluye Elies.

Se utilizan para reemplazar el cristalino en pacientes de catarata o presbicia

Las lentes intraoculares pseudofáquicas, como las INCISE, se utilizan para reemplazar el cristalino o lente natural del ojo cuando este se vuelve opaco (catarata) o tiene un problema refractivo (como presbicia, por ejemplo). En el primer caso, la pérdida de transparencia del cristalino impide el paso nítido de la luz y de las imágenes hasta la retina y, en el segundo, su menor elasticidad disminuye la capacidad de enfoque y acomodación. Ambos procesos son degenerativos y suelen asociarse a la edad, por lo que, a partir de los 50-55 años, la lente intraocular implantada suele ser ópticamente mejor que el cristalino natural.