Nueva técnica diagnóstica, mínimamente invasiva, para enfermedades vasculares de la retina

La angio-OCT, que permite ver los vasos sanguíneos retinianos sin contraste, será uno de las novedades destacadas en un encuentro que reunirá en IMO a más de 300 especialistas.

angio OCT

Los avances en el tratamiento de las patologías retinianas son constantes. Sin embargo, para mejorar el pronóstico del paciente y la eficacia de la terapia, el primer paso indispensable es la detección precoz de la enfermedad. Por esta razón, el Instituto apuesta por la incorporación de la última tecnología diagnóstica en sus consultas, siendo uno de los centros pioneros en el uso de la nueva angio-OCT. Según Alfons T. Margalef, coordinador del Área de Fotografía Ocular de IMO, “esta prueba permite visualizar con gran precisión los vasos sanguíneos en las diferentes capas específicas de la retina”, utilizando rayos de luz para obtener, en tan solo 3 segundos, imágenes tridimensionales del fondo de ojo. De este modo, “los oftalmólogos podemos realizar un estudio al detalle de las estructuras vasculares retinianas y sus posibles anomalías, como la presencia de neovasos en la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) o la acumulación de fluido en la retinopatía diabética”, explica la Dra. Anniken Burés, del Departamento de Retina y Vítreo.

Montaje de la retina de un paciente diabético realizado a partir de las imágenes obtenidas con el nuevo equipo angio-OCT que se ha incorporado al área de pruebas diagnósticas de IMO.

Tecnología, conocimiento especializado y experiencia

Detectar y analizar estas alteraciones con el mayor rigor para guiar la decisión terapéutica implica disponer no solo de los equipos más avanzados, sino también de “conocimiento especializado y experiencia”. Como destaca Alfons Margalef, “la interpretación de las imágenes que proporcionan los nuevos equipos conlleva un proceso dinámico de aprendizaje, ya que el método por el que se obtienen es diferente al de la angiografía convencional”. Respecto a esta técnica (angiografía con verde de indoceanina o fluoresceínica), la principal ventaja de la angiografía con OCT es que no requiere la inyección de un contraste endovenoso para tintar y visualizar la trama vascular. En consecuencia, además de ser más rápida, evita molestias y posibles efectos adversos en los pacientes, convirtiéndose en una opción mínimamente invasiva que puede repetirse con más frecuencia. Todo ello “facilita un monitoreo exhaustivo de la enfermedad y un seguimiento personalizado de los pacientes, lo que permite reaccionar a tiempo ante cualquier cambio e iniciar o modificar el tratamiento en caso que sea oportuno” apunta la Dra. Burés.

Mayor comprensión de las enfermedades retinianas

No en vano, la angiografía con OCT, entre otras técnicas, centrará la atención de los más de 300 especialistas que se congregarán en IMO, del 15 al 17 de abril, con motivo de Enlighten, un encuentro internacional sobre retina promovido por la compañía farmacéutica Allergan. En la reunión, también se abordarán otros temas de gran actualidad, como la llegada del big data a la medicina, el papel que tendrán los nuevos sistemas con ópticas microscópicas (Adaptative Optics) para visualizar directamente las células retinianas, o el desarrollo de nuevos protocolos de tratamiento, especialmente en relación al edema macular diabético. Asimismo, el evento incluirá un módulo de cirugía en directo con los doctores de IMO José García-ArumíCarlos MateoIsabel Nieto y Borja Corcóstegui, codirector del encuentro junto a la Dra. Anat Loewenstein. La cirujana israelí y el Dr. Marc D de Smet (Suiza), director de Enlighten, acompañarán a los expertos del Instituto en la sesión quirúrgica.