“Nuestro reto es descubrir y actuar sobre las causas de las patologías oculares”, Dr. Borja Corcóstegui

El Dr. Corcóstegui, fundador y director médico de IMO, comenta la evolución y los retos de futuro dl IMO en una entrevista en La Vanguardia. IMO se ha convertido en el centro oftalmológico de referencia según médicos españoles (estudio de la OCU).

A continuación adjuntamos la transcripción de la entrevista en La Vanguardia:

¿Todas las patologías oculares tienen solución?

La suma de muchos y pequeños avances nos está permitiendo tratar cada vez más patologías y de forma más eficaz, aunque todavía queda mucho camino en la lucha contra algunas enfermedades que a día de hoy son incurables.

La neovascularización del ojo, los fármacos de inyección intraocular o el uso del láser, últimos avances oftalmológicos

¿En qué se ha avanzado más?

Creo que lo que más cambios ha producido y va a producir en los próximos años son los tratamientos de la neovascularización del ojo para tratar enfermedades de la retina y de la córnea, que se están curando gracias a los nuevos tratamientos médicos. Los fármacos de inyección intraocular están permitiendo abordar con éxito muchas patologías de retina que antes requerían cirugía. En este campo, el quirúrgico, también hemos avanzado, sobre todo, en el uso de distintos tipos de láser, como el femtosegundo, que mejora los resultados visuales y hace más llevadero el postoperatorio, tanto en cirugía refractiva, como de catarata.

El principal objetivo: erradicar la pérdida severa de visión y mejorar la calidad de vida de los pacientes

¿El objetivo es erradicar la pérdida severa de visión?

Sí, y también ir mejorando la calidad de vida de los pacientes. Buscamos una intervención mínima y precoz para frenar la aparición y evolución de enfermedades oculares y evitar así actuaciones más complejas y de peor resultado visual. Algunos ejemplos de esta estrategia son, además del láser femtosegundo, técnicas como el cross-linking (aplicación de luz ultravioleta sobre la córnea para corregir defectos graves y evitar trasplantes); el uso de nuevos fármacos antiangiogénicos y de inserts (cápsulas de esteroides e inmunodepresores de liberación lenta); la utilización de células del limbo para regenerar la córnea; o el avance en el uso de queratoprótesis o “córneas artificiales”. Otra de nuestras apuestas es la investigación genética, con la que pretendemos preparar a los pacientes para futuras terapias génicas, que permitan tratar enfermedades hereditarias de la visión hasta el momento incurables.

Entrevista al Dr. Borja Corcóstegui en La Vanguardia

 

¿La apuesta es la prevención?

Sí. Creo que la gran revolución se tiene que producir en la manera de entender la salud: un modelo que otorgue más importancia a la prevención. Ésta, junto con la investigación, es para mí el gran reto, ya que se orienta a descubrir y actuar sobre las causas de las patologías oculares, más que a intentar minimizar sus consecuencias.

El 90% de los casos de ceguera causado por la retinopatía diabética, podría evitarse gracias a un tratamiento precoz

¿Podría darnos algún ejemplo concreto de la incidencia de la prevención en la salud ocular?

La retinopatía diabética. Es la primera causa de ceguera en edad laboral en el mundo occidental, aunque esta circunstancia podría evitarse en el 90% de los casos con un tratamiento precoz y adecuado. De ahí la importancia de la prevención y el trabajo coordinado entre diferentes especialistas, una colaboración que pretendemos fomentar desde la Unidad de Retinopatía Diabética de IMO.

La investigación genética, las terapias génicas y el desarrollo y perfeccionamiento de los fármacos intraoculares de liberación lenta y el estimulador eléctrico de retina, principales retos del futuro

¿Y cuáles son los principales retos de futuro?

La investigación genética para descubrir las bases moleculares de muchas patologías oculares, las terapias génicas, que serán una realidad en muy pocos años, el desarrollo y perfeccionamiento de los fármacos intraoculares de liberación lenta y, más a largo plazo, el estimulador eléctrico de la retina (micro-chip), en cuyo estudio y desarrollo IMO ha participado desde sus inicios, hace 20 años. Aunque ya empieza a aplicarse, los resultados, en mi opinión, son todavía demasiado precarios. Falta mucho desarrollo para obtener unos resultados satisfactorios para el paciente. Mientras, nuestra línea de investigación se centra más en opciones encaminadas a evitar llegar a estadios de ceguera.

Apuesta por nuevas líneas de investigación a nivel clínico y de biología molecular o de genética

¿Cuáles son las principales líneas de investigación actuales?

La investigación en oftalmología está avanzando rápidamente en diferentes campos, tanto a nivel clínico como de biología molecular o de genética. Nosotros apostamos por ambas, convencidos de que es la investigación la que nos va a dar muchas claves sobre los tratamientos del futuro. En el campo genético, como comentaba, estamos poniendo el foco en descubrir las bases moleculares de las patologías oculares de origen genético, pre- parándonos para las inminentes terapias génicas. En lo que se refiere a investigación clínica, IMO ha participado más de treinta de estudios nacionales e internacionales. En estos momentos, lideramos un ensayo clínico pionero, el estudio Bioimage, en el que participan más de veinte hospitales y cerca de 200 pacientes con DMAE. A través del análisis genético de estos pacientes en el laboratorio de biología molecular de IMO, pretendemos descubrir si podemos establecer perfiles de respuesta a determinados tratamientos farmacológicos por motivos genéticos, lo que supondría un paso importante hacia la medicina individualizada.

Es recomendable realizarse revisiones regulares en la infancia, a partir de los 40 o personas con antecedentes familiares

¿Cuándo y por qué debemos ir al oftalmólogo?

Es importante acudir al oftalmólogo, ya sea ante un problema ocular concreto o para realizar controles rutinarios. Ponernos en manos de buenos especialistas, nos garantiza poder disponer de los conocimientos, las técnicas y la tecnología necesaria para una buena exploración ocular y un diagnóstico y tratamiento acertados. Es importante adoptar una actitud activa y preventiva y realizarse revisiones regulares, especialmente en la infancia, cuando se desarrolla nuestro sistema visual, y después, a partir de los 40 años, o bien a cualquier edad si se pertenece a algún grupo de riesgo o si se tienen antecedentes familiares.

Llevar una vida saludable y evitar el tabaco y el alcohol podría evitar o retrasar la aparición de patologías oculares

¿Qué más podemos hacer para mantener una buena salud ocular?

Tener unos hábitos saludables ayudan a evitar o retrasar la aparición de patologías oculares y a mejorar su pronóstico. Seguir una dieta equilibrada, evitar el tabaco y el alcohol y realizar ejercicio son las principales medidas para prevenir enfermedades generales que acaban afectando al ojo. Además, hay que proteger los ojos de la radiación solar y, en el caso de los portadores de lentes de contacto, cuidar su higiene y no abusar de su uso. IMO cuenta con 23.000 metros cuadrados y casi 200 profesionales dedicados a la salud ocular. Son cifras muy elevadas para un pequeño órgano como el ojo... Anatómicamente, el ojo es muy pequeño, pero está dotado de una alta complejidad. Además, cumple una función clave para el desarrollo de nuestra vida cotidiana: la visión. El objetivo de IMO es ofrecer un cuidado integral de la visión, lo que implica una estrecha colaboración de un equipo médico altamente especializado, lo que permite actuar de modo experto y eficaz ante cualquier amenaza que pueda afectar al ojo, y hacerlo de forma conjunta, cuando sea necesario.

IMO en cifras:

  • IMO ofrece tratamiento y cirugía en todas las áreas de la medicina ocular: retina y vítreo, cataratas, córnea y cirugía refractiva, glaucoma, oculoplástica, estrabismo, oftalmología pediátrica y neuroftalmología
  • Cuenta además con un departamento específico de baja visión y con un servicio de Urgencias 24h.
  • Desde 2009, cuenta con unas instalaciones de 23.000 metros cuadrados
  • Está dotado de 70 consultas y 8 quirófanos
  • Anualmente se visitan más de 20.000 pacientes
  • Se llevan a cabo cerca de 7.000 cirugías
  • Cuenta con casi 200 profesionales dedicados a la salud ocular