Dra. Montserrat Gibert: “Sabía que quería dedicarme a la cirugía pero en mi época no había muchas mujeres cirujanas”

Solicita visita en IMO ¿CÓMO QUIERES PEDIR CITA? AGENDA TU VISITA TE LLAMAMOS NOSOTROS
Dra. Montserrat Gibert

Con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, repasamos la trayectoria de la Dra. Montserrat Gibert, experta en Anestesiología y Reanimación, de IMO Grupo Miranza Barcelona. Su historia nos inspira por la pasión que siente y transmite por su profesión, ya patente desde sus inicios como estudiante de medicina, en una época en la que la presencia de mujeres y hombres en las aulas, todavía era desigual.   

¿Cómo fueron sus inicios?

Mi promoción (1971-72) fue la primera que hizo COU, como curso preuniversitario. En aquel momento, éramos 27 hombres y 19 mujeres en clase, de los cuales 8 acabamos estudiando medicina (6 hombres y 2 mujeres). En mi caso, me matriculé Medicina, en la Universidad Autónoma de Barcelona y allí estuve los 2 primeros años de carrera.

Tras cursar el tercer año de carrera, en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, seguí en el Hospital del Mar. Comencé allí en el año 1975 y, en mi promoción, éramos 27 mujeres y 71 hombres. Teníamos muy buena sintonía y, además, coincidió con un momento histórico marcado por la transición y la huelga general de 1976.

¿Durante la carrera tuvo profesores o profesoras que le marcaran?

Durante la carrera no tuve profesoras, en aquel entonces, el hecho de que hubiese más hombres docentes estaba bastante normalizado. Ellos me inspiraron y despertaron en mí un especial interés por la cirugía, recuerdo con especial cariño al Dr. Lino Torre (cirujano general), al Dr. Drobnik (médico internista) y al Dr. Molins, que montó el Departamento de urgencias del Hospital del Mar. Tenía claro que me gustaba la “acción” que se experimentaba en el área quirúrgica, para mí es muy especial. Por eso, al finalizar la carrera, alargué un año más mi estancia en el hospital y asistí al Dr. de la Coste (otorrinolaringólogo), en quirófano.

Dra. Montse Gibert Quirófano

Izquierda: La Dra. Montserrat Gibert, junto a otros compañeros del área quirúrgica de la primera sede de IMO · Derecha: La anestesióloga en los quirófanos de la Clínica Quirón (año 1993)

Por lo que comenta, estaba predestinada al quirófano…

Sabía que quería dedicarme a la cirugía pero para una mujer, en aquel entonces, no era muy habitual ser cirujana y pensé que no tendría muchas oportunidades o que no podría crecer profesionalmente todo lo que quería.  Por eso, en 1979,  me formé en anestesiología en el Hospital Clínic, para seguir ligada al área quirúrgica. En la época, la especialidad todavía no había incorporado la parte de reanimación.

A mediados de los 80, completé mi formación especializándome también en reanimación, en el Hospital de la Esperanza y me interesé, especialmente, por el seguimiento postoperatorio del paciente, el nivel de dolor, etc.

¿Cuándo comenzó a ejercer como anestesióloga?

En 1980, comencé a trabajar en la Clínica Quirón y allí conocí al que acabaría siendo uno de mis compañeros del Departamento de Anestesiología de IMO, el Dr. Joaquim Mestre. Él me inspiró especialmente y pude aprender de su práctica diaria y también a nivel personal. Es una persona muy tranquila que te hace sentir cómoda cuando trabajas con él.  

En los años siguientes, seguí vinculada a Quirón y asistí a médicos en muchos tipos de cirugías.

Cuéntenos alguna anécdota…

Durante las guardias, las medicas no podíamos dormir en los boxes con los “médicos hombres” porque consideraban que teníamos que estar separados. Nos enviaban a las salas de comadronas. En esos detalles se notaba el sesgo entre hombres y mujeres, a nivel profesional nunca tuve problemas.

Dra. Gibert sala de médicos clínica Quirón

La Dra. Gibert en la sala de médicos de la Clínica Quirón (años 80)

¿Cómo comenzó a colaborar con IMO?

En 1989, conocí a un joven equipo de cirujanos oftalmológicos, que venían a operar a Quirón desde el Centro de Retina y Vítreo, precursor de IMO: los doctores Borja Corcóstegui, José L. Güell, Carlos Mateo, José García-Arumí y Alfredo Adán, así como la Dra. Isabel Nieto. Para algunos anestesiólogos la oftalmología era una especialidad un poco monótona, en comparación con otras que requieren un poco más de “acción” y a mí no me importó colaborar con ellos, aunque al principio no me apasionaba especialmente.

¿Qué le despertó el “gusanillo”?

Cuando empecé con ellos, vi cirugías que en aquel momento eran totalmente “psicodélicas”, me impactaron especialmente por las técnicas que empleaban y nos entendimos de fábula.

Además, siempre me sentí muy integrada en el equipo. Para mí lo principal es estar pendiente del trabajo: esto significa que el enfermo es lo más importante pero también hay que tener mucha empatía con el cirujano.

¿Cómo fue el salto a IMO?

En 1995, se inauguró la primera sede de IMO, me preguntaron si quería formar parte del nuevo proyecto y me sumé.

Para mí fue especialmente gratificante, no solo por lo ilusionante de la nueva etapa, sino porque fuimos de los primeros en aplicar anestesia local y sedación y en hacer cirugías ambulatorias en oftalmología, ya que hasta entonces eran intervenciones que requerían ingresos hospitalarios y anestesia general, mucho más incómodas y con más riesgo para el paciente.

Un buen anestesiólogo debe…

  1. Disfrutar de su trabajo
  2. Ser empático con el paciente y el cirujano
  3. Tener sangre fría y controlar los nervios, ya que la vida del paciente está en sus manos

Dra. Gibert Quirófano

La Dra. Gibert atiende a un paciente en IMO Grupo Miranza Barcelona

Un consejo para las próximas generaciones de anestesiólogos                                                             

Que sientan pasión por lo que hacen y, sobre todo, que les guste y disfruten de la profesión.

Sus compañeros dicen…

La Dra. Gibert entendió, desde el principio, la importancia de su aportación al equipo quirúrgico. Nuestros quirófanos son más seguros, los pacientes se sienten más cómodos, con sensación de bienestar. Asimismo, los cirujanos podemos confiar en la seguridad y colaboración, en cualquier momento del procedimiento. Su aportación es fundamental si buscamos la excelencia.

Dra. Isabel Nieto, Departamento de Córnea, Catarata y Cirugía Refractiva IMO Grupo Miranza

La Dra. Gibert se ha convertido en imprescindible en mis cirugías, especialmente, en las más complejas, por su profesionalidad y especialización en anestesiología y reanimación oftalmológica. Siempre le digo que cuando deje de colaborar con nosotros yo me jubilaré.

Dr. José L. Güell, Departamento de Córnea, Catarata y Cirugía Refractiva IMO Grupo Miranza

Es una profesional capaz de resolver cualquier tipo de problemas durante la cirugía: es “calidad total” en anestesiología, controla al paciente y le observa durante todo su proceso en quirófano. Nos da mucha seguridad a todos.

Dr. Borja Corcóstegui, Director Médico de IMO Grupo Miranza Barcelona

Hace 40 años que trabajamos juntos, es la mejor profesional que he conocido en mi vida,  tremendamente humana con los pacientes y una compañera sincera y honesta.

Rafa Martín, Coordinador técnico de quirófano de IMO Grupo Miranza Barcelona