El Dr. García-Arumí destaca la cirugía en 3D y la terapia génica como principales avances en retina

En el último congreso de la SERV se presentaron los nuevos sistemas de visualización en 3D y una terapia génica para tratar la amaurosis congénita de Leber, una distrofia de la retina hasta ahora sin tratamiento.

cirugía ocular 3d

La cirugía en 3D ya cuenta con cinco años de experiencia en los quirófanos más avanzados de oftalmología. Este período de rodaje ha permitido constatar las ventajas de esta tecnología aplicada a la cirugía ocular y hace augurar su futura aplicación generalizada en la mayoría de  intervenciones quirúrgicas para tratar cualquier patología. Esta es una de las conclusiones que se desprenden de la vigesimotercera reunión de la Sociedad Española de Retina y Vítreo (SERV), que este mes ha reunido en Madrid a cerca de 1.200 retinólogos.

En la reunión, en la que se ha nombrado al Dr. José García-Arumí, especialista en retina de IMO, como nuevo Presidente de la SERV, ha participado el Dr. Claus Eckardt, pionero en la aplicación de la tecnología 3D en la cirugía ocular. El oftalmólogo del Hospital Frankfurt Höchst ha expuesto por qué este sistema de visualización en quirófano, en el que lleva trabajando desde su aparición, es claramente superior al microscopio. Una de las grandes ventajas es que con él se requiere el uso de un 20% menos de luz en el interior del ojo, reduciendo el riesgo de fototoxicidad asociado a las operaciones oftalmológicas. Otro de sus beneficios es la capacidad de aumento que ofrece la tecnología, que permite ver con más detalle las estructuras oculares, sobre todo en cirugía macular –en la que el tamaño del área a intervenir es muy reducido–, pero también en el abordaje de otras patologías, como el desprendimiento de retina. Asimismo, el hecho de contar con dos cámaras aumenta el sentido de profundidad (estereopsis), lo que también redunda en una mayor identificación y visualización de las capas y tejidos de la retina. De hecho, la estereopsis que se logra en con la cirugía en tres dimensiones es muy superior a la que consigue de forma natural el ojo humano.

Tecnología en desarrollo

Según el Dr. García-Arumí, todo ello hace augurar un gran futuro a esta tecnología, que está incorporando constantes mejoras que la harán óptima. Uno de estos desarrollos consiste en el diseño de un casco, parecido a las gafas de realidad virtual, que permitirá al cirujano poder trabajar cien por cien orientado al paciente, sin tener que ladear la cara para ver la zona que está operando a través de una pantalla. Además, se están desarrollando nuevos microscopios quirúrgicos que incorporan una cámara en su parte inferior, con lo que esta queda más cerca del ojo del paciente, mejorando también la visibilidad del área a intervenir. Por último, el oftalmólogo de IMO destaca el aumento de definición y calidad de las cámaras, actualmente de 4K y que en poco tiempo pasarán a ser de 8K. El nuevo presidente de la SERV, como otros especialistas en retina del Instituto, es uno de los pioneros de la aplicación de esta tecnología en oftalmología en España, y actualmente ya realiza el 100% de la cirugía macular con este avance.

El Dr. García-Arumí ejercerá durante los próximos cuatro años como presidente de la Sociedad Española de Retina y Vítreo

Avances en terapias génicas

Otra revolución que va a sacudir el manejo de algunas patologías de retina de origen genético y que hasta ahora carecían de tratamiento es la terapia génica. Durante el congreso, los doctores Jay S. Duker (Tufts Medical Center de Boston) y Stephen Russell (University of Iowa Hospital) presentaron una nueva terapia, que ya ha sido aprobada por la FDA (Food and Drugs Administration, USA) y por la EMEA (European Medicines Agency), para tratar la amaurosis congénita de Leber, una enfermedad degenerativa hasta ahora intratable, que comporta pérdida de visión en los primeros años de vida. Este novedoso procedimiento, aplicado con inyectables en el área macular –previa cirugía de vitrectomía–, logra introducir en las células de la retina y del epitelio pigmentario (capa que las nutre) un adenovirus asociado, es decir, un fragmento vírico con código genético para cambiar el ADN retiniano. De esta forma se logra que las células alteradas de estos pacientes vuelvan a funcionar correctamente, cosa que requiere de su aplicación cuando estas todavía funcionan. De hecho, el tratamiento es efectivo si se aplica antes de los 12 años.