¿Cómo saber si un niño ve bien?

Los especialistas de IMO Grupo Miranza recomiendan una revisión ocular a principio de curso para detectar problemas de visión que pueden afectar el aprendizaje de los más pequeños.

Cómo detectar que un niño no ve bien - Dr. José Visa

Coincidiendo con la “vuelta al cole”, nuestros oftalmólogos recuerdan que la visión es uno de los factores que más influye en el rendimiento escolar de nuestros hijos. “Los niños perciben el 80-90% de la información de su entorno a través de los ojos, por lo que una agudeza visual mal corregida o unos movimientos oculares anómalos pueden provocar un retraso importante en su aprendizaje”, explica el Dr. José Visa, oftalmólogo del Departamento de Oftalmología Pediátrica de IMO Grupo Miranza. Por ello, es muy importante estar atentos ante determinados síntomas visuales.

Señales para saber si un niño no ve bien

Las pistas que pueden indicarnos que nuestro hijo tiene un déficit visual dependen de la edad. “En niños de menos de 1 año, una de las señales más importantes es el desinterés en coger juguetes u objetos, así como si los pequeños evitan mirar la cara de los padres”, explica el Dr. Visa. En cambio, a partir de esa edad, hay otros síntomas que son motivo de preocupación. “En casa, debemos fijarnos, por ejemplo, si se acercan al televisor u otras pantallas para ver mejor, si pierden el hábito de leer o también los dolores de cabeza al final del día.

“Un niño no es un adulto en miniatura. Cualquier problema visual que no se trate antes de los 7 años puede prolongarse de forma irreversible en la vida adulta”.

Dr. José Visa, especialista del Departamento de Oftalmología Pediátrica

Poner a punto la visión de los más pequeños

Los oftalmólogos pediátricos pueden ver y explorar a niños de cualquier edad para detectar déficits visuales.

Además de estar alerta a estas señales, es importante someterse a revisiones oculares periódicas a partir de los 3-4 años con el objetivo de descartar cualquier alteración.

El inicio del nuevo curso escolar es un buen momento para realizar un chequeo oftalmológico completo a los más pequeños, cuya visión se encuentra en proceso de formación durante la primera década de vida. “La agudeza visual se desarrolla desde el nacimiento hasta los 7 años. A partir de esta edad, cualquier problema que se tiene y no se ha tratado, como el ojo vago, puede convertirse en crónico e irreversible en la vida adulta”.

¿A qué edades se recomiendan las revisiones infantiles?

  • De los 3 a los 10 años, se recomienda una revisión anual.
  • De los 10 a los 16 años, se aconseja que sea bienal.

En última instancia, otra recomendación de nuestros especialistas, en tiempos de Covid-19 (aumento del uso de pantallas y dispositivos móvil, implementación de clases online, etc.) es intensificar las actividades y deportes al aire libre. Esto es beneficioso para mejorar la salud visual y la salud general de los más pequeños.