"No es extraño detectar antes la retinopatía diabética que la propia diabetes". Entrevista a Montserrat Soley, Presidenta de la ADC

Montserrat Soley, presidenta de la Asociación de Diabéticos de Cataluña (ADC), nos cuenta más detalles de cómo la diabetes afecta en Cataluña a más de un millón de personas -un 13'4% de la población- sin que muchos afectados lo sepan o sean conscientes de sus implicaciones.

¿Los primeros síntomas de la diabetes pueden ser problemas de visión?

La diabetes es una enfermedad que trabaja por dentro, poco a poco, sin dar síntomas externos evidentes. No es extraño que un paciente descubra que tiene retinopatía diabética (la patología vascular más frecuente de la retina) antes de enterarse de que es diabético. Tanto es así, que los oftalmólogos han sido detectores tradicionales de diabetes desconocidas, el diagnóstico de las cuales sólo se ha hecho patente con la aparición de una complicación, en este caso, ocular. Según Montserrat Soley, "la ventaja de la diabetes, pero a la vez su principal inconveniente, es que permite hacer una vida normal. Avanza de forma lenta y discreta y, por tanto, si quien la padece no se da cuenta, no puede poner los medios para detenerla". En este sentido, añade que "hay que tener en cuenta el tipo de diabetes y su origen, lo que condiciona la forma de hacerle frente".

¿Qué tipos de diabetes hay? ¿Cuáles son sus causas y tratamientos?

Hay dos tipos principales de diabetes: la de tipo 1 o infanto-juvenil y la de tipo 2 o del adulto. La primera suele aparecer en personas menores de 30 años y se caracteriza por una falta severa de insulina. El déficit de esta hormona, producida en el páncreas y encargada de favorecer el paso de la glucosa de la sangre a los tejidos, provoca hiperglucemia (concentración alta de glucosa en sangre ) y con frecuencia se debe a una causa autoinmune. Como explica Montserrat Soley, "el propio sistema inmunitario del individuo destruye las células "buenas” del organismo que fabrican la insulina y, por tanto, ésta debe ser inyectada". En la diabetes de tipo 2, en cambio, no siempre es necesario inyectar insulina y, a veces, basta seguir una dieta equilibrada y hacer ejercicio físico regular, dado que su naturaleza suele ir ligada a la obesidad y al estilo de vida. En este caso, el mal funcionamiento del páncreas es fruto del "cansancio y la saturación" del órgano, por lo que este tipo de diabetes suele aparecer a partir de la cuarta década de vida: "si a lo largo de los años forzamos la máquina con unos hábitos poco saludables, ésta deja de funcionar o el producto resultante es de menor calidad , advierte la presidenta de la ADC.

¿Qué riesgos conlleva la diabetes? ¿Son los mismos en la de tipo 2 que en la infanto-juvenil?

En ambas tipologías diabéticas, la consecuencia es la misma (insulina pobre y correspondiente aumento de glucemia), pese a que sus causas y manifestaciones son diferentes. Como destaca Montserrat Soley, "esto explica que, generalmente, los pacientes con diabetes propia del adulto sean menos conscientes del riesgo que conlleva la enfermedad, que en su caso progresa de forma más gradual, presenta síntomas no tan claros y requiere un tratamiento menos espectacular". Esto no quiere decir, sin embargo, que no se tenga que prestar atención a este segundo tipo de diabetes, al contrario: tener sólo "un poco de azúcar" ya implica padecer la enfermedad y hay que otorgarle la importancia que se merece, sobre todo cuando un 90% de los pacientes diabéticos son de tipo 2 y sólo un 10% de tipo 1. " Los diabéticos de tipo 1 convivimos muchos años con la enfermedad y tenemos claros sus riesgos y la necesidad de prevención y de tratamiento. Por contra, los de tipo 2 se encuentran con más dificultades para adquirir nuevos hábitos, ya que si un día se saltan la dieta, ven que, aparentemente, no les hace ningún daño y que, además, quedan satisfechos", explica Montserrat Soley.

La formación y la información ayudan a perder el miedo y a actuar en consecuencia

Uno de los grandes retos actuales de la ADC es trabajar en la educación de los pacientes con diabetes de tipo 2, que representan el grueso de la población diabética: no se trata sólo de proporcionarles el tratamiento adecuado, sino de hacerles entender la importancia de seguirlo con rigor. En palabras de la presidenta de la asociación, "la diabetes no se va nunca de vacaciones" y , por tanto, lo que el paciente hace en su día a día tiene más impacto que el que puede llegar a alcanzar el médico esporádicamente. A la hora de tomar conciencia, resultan imprescindibles la formación y la información, que "permiten conocer y, de esta manera, ayudan a perder el miedo y a actuar en consecuencia". Actuar, esa es la clave ya que el organismo tiene memoria metabólica o, lo que es lo mismo, el cuerpo acumula. Si no se ponen los medios adecuados para frenar el avance de la patología, se deja vía libre a la aparición de complicaciones a largo plazo, sobre todo a nivel ocular, renal, cardiovascular y neuropático.

Seguir una dieta equilibrada, realizar ejercicio, evitar el tabaco y moderar el alcohol ayudan a prevenir la diabetes

¿Cómo evitar estas complicaciones? Soley destaca la importancia de adoptar una actitud preventiva, basada en unos hábitos saludables, extensibles a toda la población, pero especialmente indicados para los pacientes diabéticos. Seguir una dieta equilibrada y baja en azúcares, realizar ejercicio físico regular, evitar el tabaco y moderar la ingesta de alcohol son algunas de las recomendaciones básicas.

A la hora de cumplir estas pautas, el estilo de vida occidental juega en nuestra contra. Lo prueba el hecho de que la transformación de dos grandes potencias emergentes, como son China e India, en sociedades industriales, ha disparado la prevalencia mundial de la diabetes. Las causas de este incremento afectan a nuestra cotidianidad y tienen que ver, principalmente, con los cambios en la alimentación y en el paso de ir en bicicleta o a pie, a desplazarse habitualmente en coche. Según Montserrat Soley, "comemos más de lo que necesitamos ya que el sedentarismo nos hace consumir cada vez menos energía y, como resultado, se rompe el equilibrio entre lo que ingerimos y lo que gastamos".

La diabetes es crónica: es necesario un tratamiento crónico y sostenido

El secreto para evitar los excesos es un buen control. Cabe recordar que la diabetes es una patología crónica que hace necesario un tratamiento crónico y sostenido y que requiere regularidad y perseverancia. De esta manera, las medidas tomadas diariamente por el paciente se ven reflejadas en las revisiones médicas, generalmente anuales, aunque de periodicidad variable según las necesidades individuales.

La colaboración entre médico de cabecera, endocrinólogo y oftalmólogo, clave para un buen tratamiento de la diabetes

Para conseguir controlar la enfermedad, es imprescindible no sólo la colaboración entre el diabético y el endocrinólogo (normalmente en casos de diabetes de tipo 1) o el médico de cabecera (en diabetes de tipo 2), sino también entre los otros especialistas implicados, entre ellos, el oftalmólogo. La actuación coordinada de los profesionales de las diferentes áreas de salud que afectan al paciente diabético resulta fundamental a la hora de realizar un abordaje integral de la patología, el primer paso necesario para desvincularse de la pérdida de calidad de vida.

Calidad de vida: "tener diabetes no debe limitar en nada"

Según la propia experiencia de Montserrat Soley, "tener diabetes no debe limitar en nada, ya que si queremos y nos lo proponemos, podemos conseguirlo todo". Sólo tenemos que fijarnos en las actrices Halle Berry y Sharon Stone, los directores de cine Woody Allen y George Lucas o los deportistas Adam Morrison (campeón de la NBA dos años consecutivos), Steve Redgrave (campeón olímpico de remo en cinco ocasiones), Gary Hall (oro en 50 m libres en las Olimpiadas de Sidney) y Jon Karro (triatleta participante de un Iron Man). Todos ellos son ejemplos de superación en la lucha contra la diabetes, así como muchas otras personas anónimas que, día a día, se esfuerzan por dar voz a esta enfermedad silenciosa.

La retinopatía diabética, primera causa de pérdida severa de visión en edad laboral

Esta patología representa la primera causa de pérdida severa de visión en edad laboral en los países desarrollados y es la principal complicación visual derivada de la diabetes, ya que casi todos los pacientes con más de 30 años de enfermedad muestran signos de retinopatía diabética. Pero este no es el único problema ocular asociado a la patología. También existe mayor riesgo de padecer glaucoma, catarata, edema macular y otras alteraciones vasculares de la retina (que se presentan en más de la mitad de los diabéticos con 15 o más años de evolución de la patología). En todos los casos, el tiempo transcurrido desde el inicio de la diabetes y el grado de control de la enfermedad por parte de los pacientes son dos factores determinantes en la aparición de complicaciones y en su nivel de gravedad. De ahí la importancia de la prevención y el tratamiento precoz y coordinado desde diferentes ámbitos de la atención sanitaria de este colectivo, como pretende promover el curso que tendrá lugar en el IMO los días 15 y 16 de noviembre.

La Asociación de Diabéticos de Cataluña (ADC)

La ADC fue creada en 1992 a partir de la fusión de nueve asociaciones de diabéticos de toda Cataluña, que unieron sus fuerzas para sensibilizar y apoyar a los afectados de la enfermedad y su entorno social. Informar, aconsejar, ayudar y defender el paciente diabético son las principales metas de la Asociación, que entiende la prevención y las revisiones regulares como las dos herramientas indispensables para tener controlada la diabetes.

Estas herramientas requieren del autoconocimiento y del autocontrol para conseguir los mejores resultados, tal como buscan promover las múltiples actividades formativas e informativas que lleva a cabo la ADC. Como nos dice su presidenta, Monsterrat Soley, "nuestro propósito es cambiar el "no saber y no hacer" por "tener conciencia y actuar"", una voluntad movilizadora responsable del crecimiento continuo de la asociación, que actualmente cuenta con 5.000 socios y mantiene intacta la aspiración de hacerse más grande cada día.