El manejo eficaz de la retinopatía diabética, tema de interés central en la VI preceptorship IMO-Novartis

El objetivo de estos cursos de inmersión es compartir el know how de IMO y la práctica diaria del centro, gracias a un programa personalizado que permite dar respuesta a los intereses de los retinólogos visitantes

Las preceptorship en IMO, promovidas por la farmacéutica Novartis, han llegado a su sexta edición con la visita de un grupo de oftalmólogos mexicanos a nuestras instalaciones el pasado mes de junio. Según explica Laura González, coordinadora de estos cursos de inmersión, “se trata de una colaboración que nace con el objetivo de compartir con otros profesionales los conocimientos y la experiencia de IMO como centro de referencia internacional”.

Para ello, se ofrece una inmersión global en la práctica diaria del centro, con rotaciones de los alumnos por los diferentes departamentos del Instituto a fin de conocer de primera mano su actividad y entrar en contacto directo con cada uno de los equipos.

En este sentido, Laura González apunta a la flexibilidad como el gran valor añadido de la preceptorship, “al contar con un programa que se adapta completamente a las motivaciones del grupo para que su estancia en la clínica resulte lo más provechosa posible”.

La retinopatía diabética, un tema para abordar en profundidad

En esta ocasión, buena parte del interés de los oftalmólogos visitantes se centró en la detección precoz y el manejo eficaz de la retinopatía diabética, un tema que abordaron en profundidad junto a la Dra. Anniken Burés, especialista del Departamento de Retina y Vítreo de IMO.

Como comentaron los participantes, en México la diabetes afecta a un 12% de la población y, fruto de un mal control metabólico, hay millones de pacientes con ceguera derivada de esta patología.

“Estamos hablando de un verdadero problema de salud pública, que no solo es consecuencia de la falta de concienciación de los pacientes sino también de los profesionales sanitarios de atención primaria, quienes suelen realizar derivaciones muy tardías al especialista”, explican.

A ello, hay que sumarle la limitación de recursos que tiene la sanidad pública del país a la hora de suministrar el tratamiento oportuno, teniendo en cuenta que se trata de una patología crónica que, o bien requiere cirugía y láser, o repetidas inyecciones intravítreas.

Involucración por parte de todos los departamentos

Para optimizar la atención y el tratamiento de los pacientes, no solo es necesario el conocimiento médico sino también la gestión adecuada de la dinámica de consultas y, en general, del funcionamiento del centro. Por ello, la preceptorship incluyó una rotación por las distintas áreas de la clínica, de modo que los alumnos pudieron conocer de primera mano los procesos que guían la práctica diaria en IMO.

Los participantes en la VI preceptorship IMO-Novartis, en el laboratorio de genética de IMO.

Uno de los aspectos que más llamó su atención, precisamente por el hecho de ser algo poco habitual en muchos centros, fue la estrecha colaboración del Departamento de Genética con el equipo de oftalmólogos del Instituto. La visita al laboratorio de biología molecular, donde se llevan a cabo estudios genéticos e investigaciones para profundizar en las causas genéticas de las patologías hereditarias de la visión, puso el punto final a la estancia en IMO de los colegas mexicanos, quienes valoraron de forma muy positiva “la experiencia y la gran colaboración”.