Lentes de contacto blandas: cómodas y fáciles de usar

Son las más conocidas y se emplean para compensar defectos refractivos moderados.
Lentes de contacto blandas

El uso de lentes de contacto blandas está ampliamente extendido entre la población que busca compensar defectos refractivos moderados tales como miopía, hipermetropía y astigmatismo. Se trata de las lentes más cómodas de utilizar y conservar: son sencillas de poner, quitar y, además, no suelen causar molestias a quienes las llevan. La caducidad de las lentes de contacto blandas (diarias, quincenales, mensuales e, incluso, anuales), dependerá de los requerimientos de cada paciente.

Como explica Mireia Campos, optometrista del IMO, “para aquellas personas que solo lleven lentillas un par o tres de días a la semana, son preferibles las diarias; mientras que si su uso es más repetido, se tiende a prescribir las mensuales. Cuando las graduaciones son elevadas, las lentes anuales pueden ser una buena opción para lograr un mayor confort visual”.

¿Qué precauciones hay que tener?

Si usas lentes de contacto blandas, tus córneas también necesitan un respiro. Para ello, es importante que sigas estas recomendaciones:

  • No te pongas las lentes de contacto en cuanto te despiertes: deja que transcurran, al menos, 20 minutos. Lo mismo vale a la hora de extraerlas: no te las quites justo cuando vayas a dormir, sino 20 minutos antes como mínimo.
  • Nunca duermas con las lentes de contacto puestas. En el caso de que lo hagas por error, humecta las lentes con lágrima artificial antes de extraerlas. Nunca te quites las lentes directamente, ya que corres el riesgo de provocar alguna herida en la córnea.
  • Es muy importante que las lentes de contacto permanezcan siempre húmedas. Para ello, en su porte debes utilizar la lágrima artificial prescrita por el especialista, sobre todo en lugares cerrados con calefacción o aire acondicionado.
  • La solución única, además de limpiar y desinfectar las lentes de contacto, las vuelve a rellenar de humectante, haciendo que su uso sea mucho más cómodo. Te aconsejamos que lleves siempre contigo el estuche de las lentes con solución única limpia para poder aclararlas o guardarlas de manera segura siempre que lo necesites.

¿Cómo deben colocarse?

  1. Lávate bien las manos con agua y jabón neutro y sécatelas con papel o una toalla que no desprenda pelusa.
  2. Aclara la lente con unas gotas de solución única.
  3. Coloca la lente en la punta del dedo índice. Con el dedo corazón de la misma mano, sujeta el párpado inferior, y con el índice de la otra mano sujeta el párpado superior.
  4. Mira hacia arriba levemente y coloca la lente en la parte inferior blanca del ojo con la ayuda de un espejo. Mira hacia abajo y suelta el párpado superior. Mueve el ojo hacia los lados y suelta el párpado inferior. La lente estará ya colocada y centrada.

¿Cómo deben extraerse?

  1. Lávate bien las manos con jabón neutro y sécatelas con papel o una toalla que no suelte pelusa.
  2. Con el dedo corazón de la mano con la que escribes, separa el párpado inferior del ojo y con el dedo índice mueve la lente hacia la parte blanca del ojo; pellízcala con cuidado y extráela. Coloca la lente en el estuche siguiendo las instrucciones que indicamos en el apartado “¿Cómo deben mantenerse las lentes blandas”.
  3. Si notas la lente algo pegada al ojo, aplícate una o dos gotas de lágrima artificial, parpadea un par de veces e inténtalo de nuevo.

¿Cómo deben conservarse?

  1. Lávate bien las manos durante 10 segundos con jabón neutro y sécatelas con papel o una toalla que no desprenda pelusa.
  2. Extrae la lente y colócala en el lado correspondiente del estuche: L/R (left/right) o I/D (izquierdo/derecho). Cubre la lente por completo con solución única, que deberás cambiar a diario.
  3. Para una correcta desinfección, las lentes deberán permanecer en el estuche un mínimo de 6 horas.
  4. Antes de ponerte de nuevo las lentes, enjuágalas con solución única. Desecha el líquido del estuche y déjalo vacío y bien cerrado para evitar cualquier posible contaminación.
  5. Con cada envase de solución única, encontrarás un estuche nuevo; desecha el anterior.
  6. Nunca utilices productos caducados para limpiar o conservar las lentes.
  7. Evita que las lentes entren en contacto con el agua o la saliva, ya que ambos elementos podrían llenarlas de gérmenes y causar infecciones oculares graves.

Otros consejos

He aquí algunas precauciones que debes tener en cuenta si eres usuario de este tipo de lentes:

  • Si practicas deportes acuáticos, es preferible que utilices lentes de contacto de uso diario, que deberás desechar al salir del agua.
  • No utilices agua del grifo para aclarar tus lentes.
  • Colócate las lentes de contacto antes de maquillarte e intenta evitar el exceso de maquillaje sobre los párpados y las pestañas.
  • Nunca te pongas una lente rota o agrietada.
  • Si tu lente de contacto te produce alguna molestia, ¡ponte en contacto con nosotros!