Insuficiencia límbica

El diagnóstico precoz, clave para el éxito del tratamiento

¿Qué es la insuficiencia límbica?

El síndrome de insuficiencia límbica supone que deja de haber una fuente para las células del epitelio corneal. Éste es sustituido por el epitelio conjuntival que habitualmente rodea a la córnea y que, en estos casos, se expande e "invade territorio", aprovechando que el limbo deja de actuar como una barrera que inhibe el crecimiento de la conjuntiva.

¿Por qué se produce?

Existen una serie de factores, congénitos o adquiridos, que pueden lesionar gravemente el limbo y, por tanto, a esta población de células madre, y provocar lo que se conoce como síndrome de insuficiencia límbica.

¿Cómo se puede prevenir?

No hay una manera de prevenirlo, aunque sí se puede tratar a tiempo mediante revisiones periódicas que lo detecten y así aplicar el tratamiento más adecuado en cada caso.

La expansión del epitelio de la conjuntiva sobre la córnea provoca una pérdida de visión, además de problemas de adherencia, erosiones, úlceras, inflamación crónica o crecimiento anómalo de vasos.

Cuando la insuficiencia límbica no es completa, el tratamiento se resuelve con la administración de colirios, pero en lesiones severas, se opta por el trasplante de células madre corneales.