Infografía: Avances en la cirugía refractiva

La cirugía para corregir defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) ha evolucionado mucho en los últimos años, con técnicas cada vez menos invasivas, más precisas y seguras, y con un mayor margen de reversibilidad.

cirugía refractiva
Descarga aquí la infografía completa sobre las distintas técnicas de cirugía refractiva en formato PDF (530 Kb)

 

La cirugía para corregir defectos refractivos (miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia) ha evolucionado mucho en los últimos años, con técnicas cada vez menos invasivas, más precisas y seguras, y con un mayor margen de reversibilidad. Gracias a ello, se ha ampliado el perfil de pacientes que pueden optar a esta cirugía, incluidas las personas con presbicia o vista cansada.

Sin embargo, no todas las personas son candidatas a la cirugía refractiva o, por lo menos, no a determinadas técnicas, por lo que un buen estudio previo es clave. De hecho, como afirman nuestros especialistas en Córnea, catarata y cirugía refractiva, el 80% del éxito de la cirugía dependerá de un buen diagnóstico y una correcta indicación. Existen diferentes técnicas de cirugía refractiva, y todas ellas se realizan con anestesia local y de forma ambulatoria, es decir, sin ingreso hospitalario:

  • Moldeado de la córnea: modificación de la curvatura de la córnea para incidir en la refracción de la luz sobre la retina.
  • Implante de lentes: intracorneales (con poder refractivo o sin poder refractivo) o intraoculares (fáquicas y pseudofáquicas)
  • Implante de segmentos corneales o anillos intraestromales: Aumentan la resistencia de la córnea y modifican su potencia refractiva alterando su curvatura mediante un implante anular que se realiza en el espesor de la córnea (es reversible)