IMO imparte un curso sobre nuevas lentes intraoculares para corregir defectos refractivos, que se fijan en el iris

Las lentes intraoculares de fijación iridiana garantizan un centrado más estable y preciso, aunque requieren mayor experiencia del cirujano para implantarse.

lentes intraoculares de fijación iridiana

Las personas que desean reducir la dependencia de las gafas y corregir quirúrgicamente su miopía, hipermetropía y/o astigmatismo encuentran en las lentes intraoculares una alternativa cada vez más segura y eficaz, que gana consideración entre profesionales y pacientes. Por ello, el Dr. José Luis Güell, coordinador del Departamento de Córnea, Catarata y Cirugía Refractiva de IMO, imparte formación específica a un grupo de oftalmólogos con interés en el uso de lentes intraoculares de fijación iridiana, de las que ya se han hecho más de 1 millón de intervenciones en el mundo y cuya técnica de implantación es especialmente compleja.

“A diferencia de otros tipos de lentes intraoculares fáquicas (sin sustitución del cristalino o lente natural del ojo), se fijan mediante dos “clips” o “pinzas de langosta” que se anclan al iris,  lo que requiere aprender a centrar correctamente la lente sobre la pupila y a introducir un pequeño pliegue de tejido en la pinza sin dañarlo”, explica el Dr. Güell.

El especialista de IMO destaca la importancia de ofrecer cursos de entrenamiento en esta técnica que, en manos expertas, proporciona una gran eficacia y seguridad a la hora de tratar defectos refractivos. “Podemos indicarla en personas no aptas para la cirugía refractiva láser (por ejemplo, por tener una córnea muy fina o irregular) y en casos de muchas dioptrías (hasta más de 20 de miopía, 12 de hipermetropía y 7 de astigmatismo), así como en graduaciones residuales a una operación de catarata o de trasplante de córnea”.

formación práctica en lentes intraoculares

Taller práctico de formación en cirugía refractiva intraocular, una opción quirúrgica en auge gracias a los nuevos modelos de lentes y a su eficacia, seguridad y reversibilidad.

Claves de la cirugía refractiva con lentes intraoculares

El procedimiento, que dura entre 15 y 20 minutos, garantiza la mínima alteración de las estructuras oculares, ya que se realiza a través de una microincisión que favorece la cicatrización y la recuperación visual del paciente y, además, puede revertirse quitando la lente y volviendo al estado original si se considera oportuno.

A estos beneficios de las lentes intraoculares fáquicas, se suman las ventajas particulares de la fijación iridiana, que permite una gran versatilidad en la colocación de la lente, un centrado preciso y estable en el ojo –evitando el riesgo de rotación–, una distancia óptima respecto a la córnea y el cristalino, una excelente calidad visual y un fácil reemplazo, entre otras características.   

“Este sistema de anclaje se ideó inicialmente para lentes pseudofáquicas (con sustitución del cristalino, como en las intervenciones de cataratas) y, debido a la confianza que aporta al cirujano superada la curva de aprendizaje, se continuó utilizando y se adaptó también a la corrección de  defectos refractivos”. Así lo apunta el Dr. Güell, pionero con más de 30 años de experiencia en lentes intraoculares de fijación iridiana y reconocido por la Sociedad Europea de Cirujanos de Catarata y Cirugía Refractiva (ESCRS) por su contribución a este campo.

lentes intraoculares artiflex

Las lentes intraoculares de fijación iridiana se anclan mediante dos "pinzas de langosta" y algunos modelos fabricados con silicona o hidrogel son flexibles para que puedan introducirse plegadas en el ojo.

Según el especialista de IMO, “las lentes intraoculares de fijación iridiana han demostrado sus buenos resultados a largo plazo y siguen evolucionando para ofrecer una cirugía refractiva cada vez más perfeccionada y mínimamente invasiva”. Actualmente, existen lentes de silicona flexibles que se implantan plegadas en el ojo para reducir la incisión (alrededor de 3 mm) y, con ello, acelerar el postoperatorio, de manera que el paciente ya puede ver bien al día siguiente. En esta línea, “pronto se comercializará un nuevo modelo de lente fabricada con hidrogel, también flexible y cuyo diseño no obligará a tener que realizar un pequeño agujero en el iris (iridectomía)”, concluye Güell.