Hay que tomarse muy en serio la diabetes y sus complicaciones para la visión

El canal EFE Salud entrevista a los doctores Alberto Goday y Andrea Oleñik (esta última, máster en Vítreo-retina en IMO), quienes analizan las complicaciones que la diabetes provoca en los que la sufren y exponen el camino para controlarla, reduciendo así el impacto de enfermedades tales como la retinopatía diabética o el edema macular diabético

La diabetes “ataca” a los vasos sanguíneos pequeños (aunque no solo a ellos), por lo que se ven especialmente afectados por esta enfermedad órganos como los ojos y, sobre todo, la retina. En relación con la oftalmología, el dato es negativamente revelador: la primera causa de que una persona pierda su visión y llegue a ser ciego legal es la diabetes.

En Europa, el 10% de las causas de ceguera están relacionadas con esta patología. Por eso es fundamental tomarse la diabetes muy en serio, lo que implica el seguimiento escrupuloso de las indicaciones del médico, incluyendo cambios importantes en el estilo de vida de las personas con la enfermedad.

Sobre todo ello hablan el doctor Alberto Goday, Jefe de sección del Servicio de Endocrinología del Hospital del Mar de Barcelona, y la doctora Andrea Oleñik, Máster en Vítreo-retina por el IMO, en una charla sobre las complicaciones que provoca la diabetes en las personas afectadas por esta enfermedad (unos cinco millones en España, 360 millones en todo el mundo), organizada recientemente por el canal EFE: Salud. Durante el debate se repasan algunos de los aspectos relacionados con las complicaciones derivadas de la diabetes, haciendo hincapié en las oftalmológicas, área en la que es especialista la Dra. Oleñik.

El edema macular, una de las complicaciones oftalmológicas graves de la diabetes

El edema macular forma parte de las complicaciones en la visión que pueden sufrir los pacientes diabéticos, ya sea su diabetes de tipo 1 o 2. En esta patología, los pequeños vasos de la retina se van dañando, de manera que el líquido pasa a la mácula, que es el centro de máxima visión.

Tal y como explica la Dra. Oleñik, en un estudio epidemiológico en Wisconsin (EE. UU.) se pudo comprobar que un tercio de los diabéticos tipo 2 habían desarrollado edema macular (con una incidencia del 25% en los insulinodependientes y de un 15% en los no insulinodependientes). Se trata de una complicación que condiciona de forma relevante la calidad de vida de quienes la sufren, ya que el edema macular afecta a los dos ojos, de manera que dificulta enormemente el hecho de desarrollar una actividad diaria normal. Por eso es fundamental acudir a la consulta del especialista lo antes posible y no esperar a que la calidad visual sea muy baja.

Las complicaciones se pueden paliar, evitar o controlar

Para conseguir que las lesiones crónicas sean menos frecuentes, es imprescindible mantener tanto los niveles medios de glucosa como la presión arterial en niveles normales; y, por supuesto, evitar el tabaco.

Sea como sea, en relación con la vista, el riesgo de no tomar la diabetes en serio tiene un precio muy alto. Aunque la diabetes no es una enfermedad dolorosa, es preciso no “saltarse” ningún control médico y realizar anualmente una revisión oftalmológica. Para la Dra. Oleñik, está claro: “En lo que respecta a la vista, el reto es que los pacientes establezcan la relación y dimensión que hay entre diabetes y ceguera; que asimilen que la diabetes puede producir ceguera y actúen para evitarlo”. Puedes ver el vídeo de la charla aquí